YO LO VIVÍ

 
 
Corría la fecha 14 del Torneo Clausura 1993, estábamos punteros y peleando el campeonato con el River de Passarella, con tres puntos arriba de ventaja, y el rival era el Lanús dirigido por entonces (vaya casualidad) por Miguel Ángel Russo.

 

Sábado 8 de mayo, función turno noche, recuerdo esa gran caravana a la cancha de Independiente para copar esa tribuna gigante visitante, ilusionados con la posibilidad de ser campeones después de largos 25 años de espera. Estábamos todos, los mayores que nos hablaban de la gesta del 68, y nosotros, los jóvenes que no habíamos tenido esa sensación hermosa de ser campeones; en síntesis, la familia velezana a pleno en esa noche fría de clima, pero caliente en nuestros corazones.
Un primer tiempo parejo, con llegadas de ambos, aunque el arquero de ellos, Marcelo Ojeda ya se encolumnaba para ser figura, y un planteo del técnico de Lanús, férreo y absorbente para anular a los creadores de juego del Fortín.
Al arrancar el segundo tiempo, un gol anulado al Gallego González, y lo inesperado: un penal de Roberto Trotta a Germán Cáceres, que el árbitro Anibay Hay sanciono (totalmente discutible), y que Gabriel Schurrer marco. Y empezaba otro partido.
Pero el carácter de fuego de esos 11 leones y con Trotta y Pellegrino jugando de 9, Vélez iba e iba, pero Ojeda tapaba y tapaba. Los minutos pasaban, hasta que llegó el minuto 42, ese centro llovido del Pepe Basualdo, el cabezazo al aire del Gallego por dos veces y la pelota que le llega a Trotta, para poder vencer por fin a Ojeda, y ahí…el éxtasis…el grito sagrado del gol, mis lágrimas de emoción, las lágrimas y el grito de esos 25000 hinchas que copamos Avellaneda. Para sacarle 4 puntos de ventaja a River y establecer una diferencia casi decisiva para la recta final del torneo.
Sin dudas y para los que lo vivieron ahí, o por televisión; fue para mí, UNO DE LOS GOLES QUE MAS GRITE EN MI VIDA. Y para muchos también lo fue. Y el final, cantando entre todos, con las remeras al viento el “Yo soy de Vélez, es un sentimiento, no puedo parar”.
YO LO VIVÍ. YO LO RECUERDO. Son esos partidos que no se borran mas ni de la retina ni de la memoria.
 
SOMOS VÉLEZ.
 
Martin Gabriel Acuña.
@gordo11875

Deja un comentario