VOLVER A NACER…Y CAMPEONAR

VOLVER A NACER…Y CAMPEONAR

Después de la época dorada de los 90, hubo un impasse en todo sentido. Había que reordenar el club, tras una situación económica complicada y tras la crisis del 2001 a nivel país, y aparejado al club, no quedaba otra que hacer una refundación.
Pasaron varios campeonatos de vacas flacas, alguno que se peleo con los pibes, como el Clausura 2003 y se llego a la última fecha del Apertura 2004 con chances claras de campeonar. Pero paso el fatídico error de Gastón Sessa frente a Arsenal y el equipo se quedo en la puerta de la gloria.
Para el Clausura 2005, no había otra alternativa que salir campeón. Y el presidente Raúl Gámez se jugó un pleno: Contrato a Miguel Ángel Russo, un viejo anhelo personal. Cultor de la escuela de Estudiantes, fue mirado de reojo y con desconfianza por los hinchas.
El equipo no arranco bien el torneo. Solo 2 puntos sobre 9 y sin marcar goles, hacían presagiar un fin de ciclo rápido. Pero contra todo, el presidente lo sostuvo en el cargo y de a poco la cosa comenzó a enderezarse, tras la conseguir los primeros 3 puntos frente a Lanús en el sur.
Ahí empezó otro campeonato para el Fortín. Vino una sucesión de grandes triunfos (San Lorenzo, Boca, Gimnasia, Independiente) y uno que a la larga seria decisivo: La agónica victoria frente a Racing, con el golazo sobre el final de Leandro Gracian, que aun es recordada y festejada.
La racha positiva seguía, y además con el equipo en un gran nivel. Pasaron dos victorias importantísimas ante Banfield y Argentinos y todo parecía de ensueño. Pero una derrota inesperada frente a Instituto de local, con un Mauricio Caranta superlativo, revivió los fantasmas de Bonano y Central de 1993. Por suerte, llego el triunfo en el Monumental frente a River y la definición frente a Estudiantes en casa. Y ahí presenciamos el SHOW DEL FUTBOL.
Un primer tiempo de novela. Un baile futbolístico muy pocas veces visto. Un 3-0 contundente, con los goles de Fabián Cubero, Rolando Zarate y Lucas Castroman, en solo 45 minutos. Fue tanta la superioridad que el segundo tiempo estuvo claramente de más.

Gastón Sessa.
Fabián Cubero, Maximiliano Pellegrino, Fabricio Fuentes y Marcelo Bustamante.
Jonás Gutiérrez, Leandro Somoza, Marcelo Bravo y Leandro Gracian.
Lucas Castroman y Rolando Zarate.

Esos fueron los 11 de esa tarde, acompañados, entre otros, por Santiago Ladino, Juan Manuel Martínez, Federico Arias, Maximiliano Bustos, Ariel Broggi y un pibe que había debutado el año anterior y que sería un crack de lujo: Mauro Zarate.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquel Miguel Russo cuestionado del inicio, era llevado en andas. Aquel Gastón Sessa, insultado y burlado por aquel error, se reivindicaba con un torneo bárbaro. Aquellos jugadores que habían sufrido una gran frustración, festejaban este campeonato y se sacaban todos, una gran mochila de encima.
Después de 7 largos años, la palabra CAMPEON, volvía a estar presente en el diccionario de Liniers.
Hoy, 26 de junio, a 11 años de este campeonato, bien vale la pena rememorarlo, como cada título logrado.

YO LO VIVI, YO LO RECUERDO

SOMOS VELEZ

 

 

Martín Gabriel Acuña
martin@somosvelez.com.ar
@gordo11875

Deja un comentario