¿VERGÜENZA YO?

¿VERGÜENZA YO?

La imagen es elocuente y devastadora: los futbolistas de Vélez se fotografían con un cheque que no merecen y que deberían donarlo a la hinchada del Fortín que viajó hasta Formosa o a los dignísimos rivales que enfrentaron.

Existe una sensación que expresa el ser humano en varias ocasiones de su vida y que estos muchachos evidentemente no deben conocer: la vergüenza. Ese sentimiento, quisiera explicarles, aparece en momentos como este en los que la gloriosa camiseta de Vélez pasa de fase en la Copa Argentina de casualidad frente a un equipo de la Primera D.

El esfuerzo de la gente de Alem es para sacarse el sombrero. Los dirigidos por el Lobo Cordone no sólo se dedican al fútbol, porque obviamente la plata no les alcanza. También cuentan con otro trabajo y se rompen el alma cada minuto de sus vidas para poder disfrutar de un duelo como este en el que les tocó enfrentar a un gigante del fútbol argentino como el Fortín. Pero presentarse no bastó para ellos, ya que pudieron y debieron haberse quedado con el partido en lo que podría haber sido la derrota más dura de la historia de Vélez.

Mientras a los jugadores de Alem no les alcanza el mango, del otro lado hay futbolistas que no son dignos de vestir esta camiseta y de cobrar lo que cobran por hacerlo. En algún momento, imagino, alguien se hará cargo de que los hinchas del Fortín deban ver defendiendo estos colores a jugadores como Assmann, Nasuti, Díaz, Bella y Canteros. Algunos por edad y otros por mera incapacidad, pero todos más cerca de ser ex jugadores que profesionales.

El futuro parece negro y para aclararlo hay que empezar a trabajar. Hacerse cargo de los errores y mirar hacia delante. El DT, si bien tiene poco material, se equivoca mucho. El club de Liniers no tiene un patrón de juego. Sale a la cancha a ver qué pasa. Lo inexplicable es cómo decidió poner ayer a jugadores que en junio se irán ¿No era mejor idea foguear a algunos juveniles? Al menos hubiesen levantando más las piernas que Bella y Díaz. Eso seguro.

Está claro que el objetivo de Vélez es otro. El inconveniente es que lo que debió ser un trámite terminó generando más dudas en el entrenador que soluciones.

 

Guido De Bella

guido@somosvelez.com.ar

@guidomdebella