¡VENÍ, CANTA CONMIGO!

¡VENÍ, CANTA CONMIGO!

Esto recién arranca pero como necesitábamos un partido así, en el que los momentos donde se marcan los goles son mazazos en la frente del rival. Donde a pesar que te empaten dos veces (errores propios) logras sacar un triunfo que es una bocanada de aire para este momento.

Hoy no es momento para un análisis del partido, es momento de disfrutar, de volver a sentirnos vivos y con el alma intacta para pelear. Hacía rato que un gol de Vélez no se gritaba con tanta bronca contenida, tanto tiempo que ese desahogo no llegaba en forma de grito de gol. Decime cuanto hace que no nos íbamos de la cancha con una sonrisa así como la de anoche. Ya sé que con Defensa también fue una explosión pero la importancia de Estudiantes es otra.

El aliento ayer fue increíble, el canto de la gente haciéndose carne en los jugadores que enfrentaron con coraje la situación y fueron dignos de la camiseta que visten. Esto es lo que tanto se pedía, que si las cosas no salen dejemos el alma en el césped como el enorme Fausto que sobre el final fue a trabar con la cabeza cuatro veces en la misma jugada o como el «Tanque» que se disfrazó de torero en el primero y en el tercero le afanó la pilcha a Pichino.

Por eso hermano festejemos el fin de semana que en la 15 nos tocó bailar con la más bonita pero  el lunes nuevamente se arranca con todo, porque se viene otra batalla y la tropa debe estar lista. Mientras tanto nosotros debemos tener en claro que el camino es este, llenar el Amalfitani, alentar sin parar y que los 11 que están adentro dejen la vida como lo haríamos nosotros y así va a ser más sencillo que Villa Luro sea un carnaval.

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72