UNA HISTORIA QUE CRECE CON EL TIEMPO

UNA HISTORIA QUE CRECE CON EL TIEMPO

Es cierto que no se puede vivir del recuerdo, pero también es cierto que hay hechos que no serán olvidados jamás y que el paso del tiempo los hace más grandes.
Hay un pequeño grupo de equipos que tienen la suerte de recordar una final Intercontinental (o mundial de clubes) y menos son los que los que tienen un grato recuerdo de ese partido. Quienes somos parte de Vélez Sarsfield tenemos esa suerte, rememorar ese 1° de diciembre de 1994 y sentir escalofríos, emoción, orgullo. Y más aún cuando algún protagonista de ese partido hace referencia a lo vivido en aquella noche japonesa en la que un grupo de once Hombres muy poco conocidos a nivel mundial doblegaron a las leyendas vivientes del multi poderoso y multi campeón Milan.
Cuánto más grande es el orgullo si quien recuerda esa jornada es el propio entrenador italiano, Fabio Capello. En una reciente entrevista realizada por TuttoSport en la cual repasan todos los títulos obtenidos por el técnico (entre los que están el tricampeonato italiano del ’91 al ’94 y por supuesto la Champions League de 1994), Capello también tuvo un momento para un recuerdo doloroso, al que catalogó como “su mayor arrepentimiento” y fue “La derrota en la Copa Intercontinental de 1994 en Tokio, contra los argentinos de Vélez.”
Estas declaraciones se suman a las realizadas por Costacurta, central en aquella final, años atrás en las que recordaba el encuentro entre Milan y el Fortín como “la mayor decepción de su carrera.” Para poner en contexto, Costacurta fue parte de la selección italiana que perdió la final del mundial de 1994.
Somos un puñado los que podemos contar una historia como la ocurrida en Tokio. No es algo que ocurra habitualmente. Por eso no podemos dejar de recordar y celebrar lo que vivimos esa madrugada. Y mucho menos, podemos dejar de sentir orgullo e inflar el pecho cuando son los rivales quienes nos recuerdan.

Alejandro Germino

@alegermino

ale@somosvelez.com.ar