UNA HAZAÑA CADA VEZ MÁS GRANDE

UNA HAZAÑA CADA VEZ MÁS GRANDE

Caminó apurado, con una idea entre ceja y ceja, tuvo tiempo para gritar “córrete que le pego” y así sin más, se metió aún más adentro de la historia del fútbol mundial.

Ese viernes 22 de marzo se jugaba lo que era una especie de clásico de esa época, un Vélez – River era habitual en cualquier Copa y a ambos se los veía siempre cerca en la cima de la tabla de posiciones.

Te puedo contar que termino 3 a 2. Te puedo decir que íbamos perdiendo, lo dimos vuelta y que faltando 5 minutos Crespo nos empato el partido pero esa noche debía ser perfecta y a los 90 Popeye Herrera nos dio la victoria.

A vos que por edad no estuviste, si queres te puedo contar todo de esa noche, pero lo que no puedo hacer y me encantaría es transmitirte lo que se sentía. Me encantaría que sintieras en la piel ese escalofrió que nos daba cuando lo veíamos dirigirse a patear un tiro libre. Cuando la garganta explotaba con el Chilavert, Chilavert, Chilavert.

Me encantaría regalarte aunque más no fuera un solo momento como ese 22 de marzo de 1996 y como no puedo hacerlo intento contártelo.

Y es por noches como la de ese viernes  que José Luis se convirtió en estatua viviente. Hoy que los sonrisas nos son esquivas brindemos más que nunca por esa noche donde los sueños se hicieron realidad, recordemos ese zurdazo que fue desviado por un ángel para que explotáramos de orgullo porque vestía nuestra camiseta. Festejemos que esa noche fuimos testigos como los duendes del fútbol se divirtieron hasta bien entrada la noche festejando su hazaña.

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72

Deja un comentario