UNA APUESTA QUE NO RESULTÓ

Guido Mainero fue el tercer refuerzo que llegó al Fortín en diciembre de 2017 luego de Agustín Bouzat y Marco Torsiglieri para comenzar a ser parte del equipo comandado por el Gringo Heinze. Se adquirió el 80% del pase por 500.000 dólares.

Proveniente de Instituto de Córdoba, el mediocampista de 24 años jugó un total de 14 partidos en Vélez desde su llegada a Liniers: 13 por Superliga y uno por Copa Argentina.

En esta temporada jugó solo cinco partidos, de los cuales en tres fue titular, y sumó un total de 322 minutos jugados en donde no recibió tarjetas amarillas ni rojas, y no convirtió ningún gol. En cuanto a la distribución, según el Sitio Oficial de Vélez Sarsfield, el 68,8% de sus pases fueron efectivos: de 96 pases intentados, 66 fueron buenos y 38 fallidos.

El último partido disputado por Mainero fue por Copa Argentina en la eliminación ante Real Pilar. En dicho encuentro, el volante jugó un muy mal partido y tras el mismo, Heinze no lo volvió a concentrar para ningún encuentro. Fue así como comenzó a jugar en la reserva para la cual convirtió un gol ante Atlético Tucumán en la fecha 23 del torneo mencionado.

Cuando Heinze llegó al club en diciembre de 2017, les pidió a los dirigentes que se lleve a cabo la incorporación de Mainero para que se convierta en uno de sus dirigidos. Fue un pedido especial del DT, quiso que forme parte de su plantel, pero parecería ser que no cumplió sus expectativas y tampoco la de los hinchas. Como se titula esta nota, fue una apuesta que no resultó, y veremos qué pasará con el futuro del volante: por ahora tiene contrato con Vélez hasta junio de 2022.

Foto: www.velezsarsfield.con.ar

Aylén Nicolini

@aylennicolini