UN GRILLO APACIGUADO

UN GRILLO APACIGUADO

El defensor ha sido uno de los puntos altos en los últimos partidos correspondientes al campeonato local. Si bien, durante este año no había disputado gran cantidad de partidos, con la llegada de De Felippe, Fausto se ganó la titularidad en el lateral izquierdo, en base a lo hecho en los entrenamientos y en el amistoso frente a Quilmes.

Desde la salida del histórico Emiliano Papa, el clásico puesto de “3” quedó vacante, aunque en su momento, el arribo de Damián Pérez fue justamente para ocupar ese sector, su buen nivel determinó que su estadía en la institución de Liniers fuera pasajera y así fue.

Nuevamente, el lateral izquierdo quedó sin ser ocupado y la llegada del improvisado Maxi Caire suponía que ese puesto estaría completo otra vez (porque sobre la banda derecha se encontraba el inamovible Fabián Cubero). Sin embargo, cuando Omar De Felippe asumió como nuevo entrenador del Fortín, sumado al desgarro de Lautaro Giannetti la situación cambió.

El cambio de entrenador renovó las esperanzas para todos los integrantes del plantel y los jugadores sacaron un plus extra producto de mostrarse ante el nuevo cuerpo técnico; entre esos jugadores se destaca Fausto Grillo, quién en los entrenamientos obtuvo la confianza de Omar y se asentó sobre el lateral izquierdo.

Si bien, Grillo realizó las inferiores en la posición de segundo marcador central, en Primera División hizo las veces de lateral izquierdo, debido a la escasez de jugadores que se desempeñaran en ese puesto. Por eso, a sus 23 años pareciera haber encontrado su ubicación ideal, si se tiene en cuenta que en su posición natural se ubica Giannetti.

Sin embargo para que se produjera este cambio y la plena confianza del DT, Fausto tuvo que modificar algunos aspectos de su personalidad fuerte, que lo llevaron a donde está hoy. Porque cuando recién daba sus primeros pasos en la máxima categoría del fútbol argentino, su gran temperamento le jugó malas pasadas, dejándolo afuera de varios partidos por expulsiones innecesarias.

Hoy por hoy, Grillo, gracias a su predisposición y a la ayuda externa que recibió ha podido cambiar y controlar la vehemencia de sus infracciones. En los últimos partidos se lo ha visto firme en la marca y con buenas proyecciones en ataque, a pesar de no ser un lateral izquierdo nato – la técnica de cuando jugaba de enganche en las infantiles de Boca, aún le quedó – por lo cual de mantener el buen rendimiento, se instalará en la banda izquierda para no salir más.

Por otro parte, en el encuentro del pasado sábado frente a Colón de Santa Fe, Fausto logró por primera vez en su corta carrera, culminar un partido sin ser amonestado, hecho que refuerza el cambio, para bien, que se produjo en el nacido en Bariloche para de a poco demostrar todo el potencial que tiene.

 

Juan Manuel Meza Coronel

jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12

Deja un comentario