UN GOLPE A LA HISTORIA

“Que las asociaciones civiles sin fines de lucro, tales como las entidades afiliadas a la Asociación del Fútbol Argentino, han contribuido al proceso formativo del hombre.

Que estas instituciones han puesto a disposición de sus asociados no sólo los elementos específicos de una entidad deportiva, sino y fundamentalmente, el complemento indispensable para la educación formal.

Que es necesario que el Estado Nacional, tomando en cuenta la función complementaria que las entidades cumplen en el proceso formativo mencionado, preserve e incentive su funcionamiento institucional.”

Con estos tres párrafos  comienza el considerando del hoy tan nombrado Decreto 1212/03. Este lunes se publicó en el boletín oficial una modificación que se le realizó a los tres primeros artículos de este decreto. 
Esta modificación resulta ser un terrible golpe económico contra las finanzas y la economía de aquellas instituciones  que que cumplen una función social enorme. 
Hasta esta modificación, los clubes podían diferir el pago de las cargas sociales. Por ejemplo: en lugar de abonar todos los meses el 31% de la nómina salarial destinado a las cargas sociales, los Clubes realizaban sus aportes en los momentos en que percibían ingresos en concepto de transferencia de jugadores, venta de entradas y derechos de televisión y allí se abonaba un 7% del total del monto percibido. 
Por otra parte  las entidades deportivas van a entrar al régimen general impositivo y, como cualquier organización que no tiene ningún tipo de fin social, van tener que pagarle al Estado mensualmente impuestos que antes se diferían. En el caso de Vélez esto representan 5 millones de pesos más por mes. 
Y como detalle final queda el aumento de 7 a 7.25% de las transferencias, ventas de entradas y derechos de televisión.
Por todo lo expuesto es imposible entender estas modificaciones al mencionado decreto sin relacionarlas con una extorsión del Estado para que los clubes ahogados financieramente terminen cediendo a la implementación de las SAD. 
Más que nunca los socios y los clubes deben resistir.
Juan Pablo Muzzio
@jpmuzzio72