TIEMPO DE DEFINICIONES

TIEMPO DE DEFINICIONES

 

Con la victoria consumada en las urnas por 435 votos de diferencia con el segundo, Sergio Rapisarda y el manager Pablo Cavallero tendrán mucho trabajo en el corto plazo para formar un equipo que le levante el ánimo al hincha de Vélez de cara al 2018.

Marcelo Gómez fue confirmado esta semana como director técnico interino del primer equipo por la Comisión Directiva saliente. El Negro dirigirá como mínimo el encuentro próximo ante Huracán en el Ducó y también existe la posibilidad que se mantenga como DT hasta fin de año. La primera decisión que deberán tomar es la de confirmar en el cargo o no a una persona que venía soñando hace mucho tiempo con ser el entrenador de Vélez. El primer paso debería comenzar con él. Que escuchen su proyecto y de ahí en más obren por su continuidad o elijan, si él quiere, su vuelta a las inferiores.

Suponiendo que la Comisión Directiva apunte a otro rumbo, será el momento de la elección del nuevo entrenador para el próximo año. Algo que será clave en el futuro inmediato y que seguramente deberá tener el perfil buscado por el flamante manager de la institución.

Resuelto esto llegará el momento de, seguramente, prescindir de algunos jugadores que no cuentan con el nivel necesario para jugar en la primera de Vélez. Sin dar nombres, son varios los que se encuentran en esta posición, y deberán ser evaluados por el futuro director técnico del club.

Por otro lado deberán establecer una política de ventas en el corto plazo para saber qué hacer con algunos juveniles que tienen gran potencial y son “vigilados” por equipos del exterior con una billetera más que interesante. De hecho, el fuerte rumor indica que en las próximas horas podría llegar una oferta concreta por Santiago Cáseres. Habrá que evaluarlo ¿Se vende o no se vende?

El último paso, y tal vez el más importante, es la necesidad imperiosa de contratar refuerzos de jerarquía. Vélez presentó un plan de pago en AFA por la deuda que el club mantiene con la entidad máxima. De ser aceptado, el Fortín tendrá la posibilidad de incorporar cuánto jugador desee. De no ser así, serán solo dos. Un zaguero y un mediocampista central podrían ser los puestos a reforzar, según indicó en la campaña el ahora electo presidente.

Con todos estos puntos a evaluar, está claro que quienes se encarguen del fútbol profesional tendrán un infinidad de decisiones por tomar. Ojalá sean precisas y efectivas. El hincha de Vélez se merece arrancar el 2018 con un semblante diferente. Con la esperanza a flor de piel.

Guido De Bella

guido@somosvelez.com.ar

@guidomdebella