Etiqueta: Boca Juniors

CON MUCHOS HUEVOS

CON MUCHOS HUEVOS

Por la novena fecha del Clausura de 1997, Vélez visitó la Bombonera una semana después de obtener la Recopa Sudamericana ante River en Japón.

Sumado al viaje luego del triunfo ante River y pensando en el encuentro que tres días después el Fortín tendría en Perú por Copa Libertadores, Osvaldo Piazza dispuso el siguiente equipo: Chilavert; Zandoná, Sotomayor, Pellegrino, Morigi; Herrera, Claudio Husain, Marcelo Gómez, Bassedas; Camps y Posse. El partido se demoró porque los hinchas locales recibieron a Chilavert con una lluvia de huevos, intentando intimidar al arquero paraguayo.

Como lo hizo siempre el equipo de Piazza, salió rápidamente en busca de la victoria. Los primeros minutos fueron de pleno dominio velezano pero en el primer ataque de Boca, Riquelme aprovechó un rebote para definir fuerte y cruzado ante un Chilavert que nada pudo hacer. Si el inicio fue complicado, mucho más difícil se le hizo al Fortín cuando a los 20 minutos el Sargento Giménez expulsa a Husain por un fuerte planchazo en la mitad de la cancha. El hombre de menos no se notó y Vélez siguió dominando aunque en un trámite más parejo que en los primeros minutos. Sobre el cierre del primer tiempo, Vivas barrió fuerte al Cholo Posse dentro del área y llegó el momento que siempre disfrutó el hincha fortinero: Chilavert cruzando toda la cancha para enfrentar al arquero rival. El paraguayo pateó fuerte y cruzado, como siempre, haciendo que la estirada del pobre Sandro Guzmán fuera en vano.

 

 

En el segundo tiempo el partido fue de ida y vuelta. Vélez nunca dejó de buscar la victoria ni demostró tener un jugador menos. Bassedas era el dueño de la pelota, las proyecciones de Herrera por derecha y el desequilibrio de Camps y Posse generaban peligro. Hasta que faltando diez minutos el Cholo remató de media distancia, la pelota dio en el travesaño y el rebote lo encontró a Morigi sólo, para cabecear al gol y conseguir el triunfo. Para cerrar una tarde perfecta, en la última jugada del partido volvió a aparecer Chilavert para evitar el gol de Fabbri.

 

 

Los huevos que le tiraron a Chilavert, representante de todo ese equipo, eran los que le sobraba a un grupo que se hacía fuerte en cualquier lado y sin importar los viajes.

 

Alejandro Germino
@alegermino