SUPERCOPA 1996

SUPERCOPA 1996

Privilegiados eran los que podían jugar esta copa porque eran solo los que habían tocado la gloria continental ganando la COPA LIBERTADORES. Los argentinos fuimos los que mayor cantidad de aspirantes aportamos, junto con nosotros estaban Racing, Independiente, Estudiantes, Argentinos, River y Boca; un puñado similar de brasileros, un chileno, los dos uruguayos de siempre, un paraguayo y un colombiano y ningún otro país pudo aportar equipos. Tan solo 17 equipos fueron los protagonistas.

En su paso a paso hacia la final el equipo de Piazzaque jugaba uno de los fútbol mas lindos que vimos y veremos en el Amalfitani– “limpió” a tres equipos brasileros y uno paraguayo.

El trámite, porque eso fue esta Supercopa para el Fortín de Osvaldo, comenzó el 19/9 ante Gremio en Porto Alegre, fue empate en 3 con goles de Camps, Moriggi y Galvao e/c y a definir en casa. Gol de Chistian Bassedas y a pensar en lo que se venía con esa confianza de siempre que tenía el plantel. 

La siguiente ronda definimos en Paraguay ante Olimpia, en la ida en el Amalfitani hubo goleada 3-0 Chila, Camps y Bassedas los goleadores, en la vuelta ganamos pero tan solo 1-0 con gol de Camps nuevamente.

Llegamos a semifinales para enfrentar a Santos. Superiores en Brasil 2-1 con goles de El Chila y El Cholo para luego empatar de locales en la vuelta con gol de Posse una vez mas.

Ahora sí, a todo o nada por la gloria una vez más, por ser los “dueños de América entre los dueños de América”. El rival: Cruzeiro, ese equipo tenía a un arquerito que después dio que hablar Dida. Vélez formó con José Luis Chilavert; Flavio Zandoná, Víctor Hugo Sotomayor, Mauricio Pellegrino, Raúl Cardozo; Claudio Husáin, Marcelo Gómez, Christian Bassedas, Guillermo Morigi; Martín Posse (76´Omar Asad), Patricio Camps (87´Sebastián Méndez). ¿El gol? CHILA para variar.

Y ahora viene el momento sentimental de la nota… Esa Supercopa no pude ir a ningún partido porque había tenido un accidente y no podía apoyar uno de mis pies. Para la final mi viejo, que no es fortinero pero quiere mucho a Vélez, compró las entradas, salió rajando del laburo y me vino a buscar a casa para llevarme a ver al Fortín. Hasta acá todo muy lindo pero la anécdota pasa por otro lado, estábamos llegando al estadio y para no tener que caminar con la silla de ruedas unas cuantas cuadras el pretende parar en la callecita del estacionamiento y el de seguridad no lo deja pasar a pesar de explicarle que es solo para bajarme a mí y se va a otro lado. En el medio de la discusión aparece un tipo que “caga a pedos” al de seguridad, lo hace estacionar adentro a mi viejo y encima le da dos plateas norte para ir al sector de sillas de ruedas en lugar de las populares que había sacado. Ese tipo era Raúl Gámez y ese gesto creo que en la vida nos lo vamos a olvidar, es un gesto que pinta lo que fue, es y será Raúl mas allá de cualquier otra discrepancia que pueda tener en cuanto al manejo del club pueda llegar a pensar. Privilegiado por el lugar que tenía para ver a nuestro equipo y porque pude sacarme una foto con un Sergio Goycochea que por ese entonces era integrante del plantel local de Vélez.

El partido terminó 2-0 y se liquidó tempranamente con goles de Camps (goleador del equipo y de la Supercopa con 4 goles) y Gelson e/c. Chila erró un penal lo cual evitó que sea el único arquero goleador de un torneo -sea local o internacional- y lograr otro récord Guinness.

Última estrella internacional para nuestro club, no la última para ese plantel que siguió creciendo y fue campeón con Marcelo Bielsa, pero esa es otra etapa para cerrar la época mas gloriosa del Fortín.

 

 

Maxi Eze Pardo

@MaxVelez_