SIN RUMBO

SIN RUMBO

En una de las noches más negras de su historia Vélez volvió a quedar eliminado rápidamente de la Copa Argentina ante Real Pilar de la Primera D.

La oscura y lluviosa noche de Temperley provocó lo que muchos temíamos de ante mano: Un papelón. La copa argentina suele ser un arma de doble filo siempre, porque te da títulos, ingreso a copas, dinero o te puede dejar al borde del abismo y generar catástrofes como la que vivió el equipo de Gabriel Heinze ayer.

Hace años que a Vélez le es incómodo esta clase de partidos están a la vista las eliminaciones de años anteriores contra Estudiantes de Caseros, Juventud Unida de Gualeguaychú y Central Cordoba de Santiago del Estero. Y la de ayer no fue la excepción.

Nadie puede cuestionar el trabajo de Heinze desde su llegada al club ni todo lo que se hizo para salir de la zona que tan cerca estuvimos y tanto nos asustó en su momento, pero lo de ayer es indefendible por dónde se lo mire, un club que supo conquistar America, el Mundo y cantidad de títulos y años en primera no puede ni debe permitirse una derrota como la de ayer contra un equipo de la D.

Pero también como reconocemos debemos cuestionar, es inentendible que se le sigan dando oportunidades a jugadores que demostraron no estar a la altura de lo que demanda esta institución, sumado a bajísimos rendimientos de jugadores que semanas atrás supieron ser estandarte fundamental de la base de este equipo, un equipo que se encuentra en estado de Shock.

Toda derrota duele, pero la que se vivió ayer duele y lastima porque se siente que se tiro parte de nuestra rica historia y a entender de quien escribe la más dura de estos 109 años. No es así, Vélez supo ser campeón de America, del Mundo y eso no se lo va a quitar nadie nunca.

Habrá que reaccionar rápidamente de este golpe que sin lugar a dudas es muy fuerte y volver a encontrar el rumbo de un equipo que hoy parece haberlo perdido.

Gianluca Schinca

@SchincaGianluca

Foto: Vélez