SIEMPRE SE ANOTA UN POROTO

 

www.velezsarsfiel.com.ar
Vélez venció por 2 -1 a Defensa y Justicia con un gol de Damián Pérez y otro de Fabián Cubero. El Fortín dejó atrás siete fechas sin conocer la victoria y llega con un ánimo distinto al encuentro frente a Gimnasia por Copa Argentina.
El triunfo, trabajado por cierto, se empezó a gestar desde el comienzo del encuentro. No por el nivel futbolístico, claro está. De hecho, el primer tiempo de Vélez fue muy pobre y casi no logró inquietar al arquero rival. Sin embargo, el equipo de Russo empezó a ganar el partido desde que Fabián Cubero pisó nuevamente el césped del Amalfitani. El capitán volvió luego de 6 fechas de suspensión y demostró una vez más lo vigente que está.
No es casualidad que las últimas dos victorias de Vélez en el torneo (la de Boca y la de ayer) se hayan dado con él como protagonista. Tampoco es casualidad que esos triunfos tengan una figura incuestionable: Alan Aguerre. El arquero fortinero aparece siempre que se lo necesita y contra el Halcón mantuvo a Vélez de pie en una primera parte horrorosa.
El segundo tiempo fue distinto. El conjunto de Russo se posicionó más adelante, intentó presionar para recuperar rápido la pelota y los laterales pasaron con más determinación al ataque. Así fue que llegaron los goles. Primero Damián Pérez con un buen derechazo fuera del área y luego Cubero tras un centro perfecto de Matías Pérez Acuña.
El triunfo es un aire de confianza, una alegría. Pese a eso, no hay que quedarse solo con el resultado. Es cierto que hubo una mejora importante en el complemento, pero en general la actuación no fue buena. Varias cosas para revisar tiene Russo: el doble 5 no genera juego, Asad no está cómodo en la banda derecha y Bella se encuentra en un nivel bajísimo.
El próximo partido para el Fortín será frente a Gimnasia en Córdoba. El miércoles, desde las 16.30, Vélez buscará meterse en los cuartos de final de la Copa Argentina. 
Guido De Bella
@guidomdebella

Deja un comentario