SEGUIR ADELANTE

 

En la tarde de ayer, y gracias a Diego Guitian, nos enteramos que el juvenil de Vélez Gonzalo Gamarra tuvo que abandonar la práctica profesional de fútbol por una miocardiopatía hipertrofia,  el mismo diagnóstico de Marcelo Bravo.

En junio del 2015 Gonzalo, marcador central de la categoría 1997, fue citado por Miguel Ángel Russo a su primera pretemporada. El “Negro” estaba viviendo su mejor momento, ya que había debutado en reserva hacía pocos días y en su segundo partido en la división había marcado un gol.

Pero el destino tenía preparada una zancadilla, al segundo día de pretemporada se realizaron una ergometría y un ecodopler,  estudios habituales en cada pretemporada,  y ahí surgió su diagnóstico.  Lo habitual en estos casos es que quede sin entrenar por seis meses para ver la evolución.

Pero transcurrido ese período los resultados de los estudios fueron  idénticos.
Se le cerraba la puerta de una carrera de futbolista profesional pero Vélez le abrió otra y, tal como había sucedido con Marcelo Bravo, le  ofreció sumarse al cuerpo técnico de infantiles a la vez que le dio una beca en el instituto para que complete los dos años que le faltan del secundario.
Como dicen Los Piojos “En el camino tendremos que saltar piedras“, pero Gonzalo, sin dudas, tendrá la fuerza suficiente para saltarlas y tener una vida llena de logros mucho más importantes que los futbolísticos.

 

 

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72

Deja un comentario