QUE NO CAMBIE EL CAMINO

QUE NO CAMBIE EL CAMINO

Vélez perdió por 4 a 0 con Boca en el Amalfitani, en un partido en el cual el Xeneixe aprovechó los errores del local y luego sacó a relucir la jerarquía de sus intérpretes.  Sin embargo, el tramo es largo y la derrota no debe tener secuelas para lo que viene.

En la previa Boca tenía más material que Vélez en todo sentido y eso se vio plasmado en el desarrollo del encuentro. Si bien, el Fortin salió a presionarlo desde el inicio, duro poco la táctica, ya que nuevamente apareció el karma de los últimos torneos: la defensa y la pérdida de la pelota en sectores clave del terreno de juego.

En consecuencia, el campeón vigente del fútbol argentino no perdonó; supo aprovechar los espacios y las imprecisiones de los velezanos para llevarse los tres puntos casi sin despeinarse. Además, el nerviosismo del local producto de la simpleza con la cual mantenia la posesion del balón el visitante y la rapida transición ataque-defensa, fue un factor influyente en la finalmente derrota por 4 a 0.

El resultado parece abultado pero si analizamos las llegadas claras de gol de ambos equipos -6 de Boca y 2 de Vélez– se puede ver una diferencia enorme en la efetividad debido a los intérpretes de cada uno.

De todas formas si el equipo de Omar De Felippe, se hubiese animado un poco más e incluso acumulado más remates al arco, quizás el desarrollo del encuentro -no se discute la goleada- y el marcador final tal vez de menor diferencia.

 «Este golpe nos va a venir bien para poner los pies sobre la tierra. Ya que antes no eramos los mejores ni ahora tampoco los peores«, así como lo describió el entrenador de Vélez en la conferencia de prensa post partido, tendrá que ser interpretado por los futbolistas. Porque ahora tocará Independiente, un rival que si bien no pasa por su mejor momento, se hace fuerte en su casa y a pesar de la paternidad histórica, cada partido es un capítulo diferente.

Juan Manuel Meza Coronel

Jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12