NOS MERECEMOS BELLOS MILAGROS

NOS MERECEMOS BELLOS MILAGROS…

A horas del encuentro con Lanús y del cierre del torneo, uno se queda con diferentes sensaciones sobre el semestre de Vélez.

Desde el partido con Tigre de la primera fecha (inclusive los últimos encuentros del torneo anterior), cada uno se daba cuenta de que esta temporada es la más decisiva de la historia del club. Y si bien muchos piensan que no hay que mezclar las cosas, el rol político influyó en gran parte en el desempeño dentro de la cancha. Absolutamente todos, menos los dirigentes, veían que el equipo necesitaba imperiosamente algún defensor para intentar darle jerarquía y experiencia a una zaga central que nunca hizo pie.  

El arranque de Vélez fue prometedor, con tres victorias seguidas entre torneo y Copa Argentina, el equipo que estaba bajo el mando de Omar De Felippe empezaba a respirar e “ilusionaba”, pero el objetivo real por el cual peleamos, es la tabla de promedios.

Las cosas empezaron a complicarse, duras derrotas ante Boca e Independiente nos hicieron caer en la realidad de lo que nos estábamos jugando. Sumado al golpe de quedar afuera de la Copa Argentina, Vélez cayó en un pozo de derrotas del que no podía despegar y todo terminó en la renuncia de De Felippe, quién (a criterio personal), nunca estuvo a la altura de la identidad de juego que tiene el club y tampoco tenía las herramientas necesarias para afrontar este difícil torneo. Entre tantos golpes futbolísticos, en el aspecto político la gente decidió votar a la Cruzada Renovadora para que sean los que se pongan los pantalones e intenten mejorar la nefasta gestión del Círculo.

Llegó el turno de Marcelo Gómez, quien dirigía a la 5ta división, pero en una entrevista con Somos Vélez demostró estar confiado para sacar adelante este momento.

El ‘Negro’ apostó por un equipo totalmente juvenil para enfrentar a Huracán, sacando de los concentrados a gente de experiencia y haciendo debutar a Bogado y De La Fuente. El resultado fue negativo al igual que contra Godoy Cruz, a quien enfrentó esa misma semana. Vélez mantuvo ampliamente la posesión del balón pero a la hora de definir se veía imposibilitado, sumado al bajón que se viene dando cada vez que le convierten y todo se hace cuesta arriba.

Los promedios nos acechaban aún más, necesitábamos ganar contra Olimpo en una final fundamental para alargar distancias y no sufrir un mano a mano durante todo el torneo contra los dirigidos por Forestello. El ‘Fortín’ ganó 3-0 con una buena actuación general donde no pasó mayores sobresaltos con el rival de turno y volvió a convertir luego de tener un solo tanto en diez encuentros.

En este momento, Vélez respira un poco debido a las derrotas y empates de nuestros rivales directos en la lucha por no descender. Por eso, el partido de mañana será fundamental para despegarse. Lanús viene de perder la final de la Copa Libertadores y eso puede ser una ventaja para aprovechar la situación de un rival golpeado anímicamente.

Las incógnitas sobre el futuro son bastantes: ¿seguirá Marcelo Gómez? ¿Quién podría ser un posible técnico? ¿Podremos incorporar ilimitadamente? ¿Qué jugadores se irán finalizado este semestre? Son cuestiones que se irán viendo con el correr de los días y las semanas. Confiamos en que la Cruzada Renovadora agotará todos los recursos necesarios para intentar sacar a Vélez de este momento crítico y así respirar un aire mejor que el actual. Todos quisiéramos pensar en pelear el torneo y clasificar a las copas, pero el presente es este. Los hinchas tenemos que apoyar, pero también exigir. Y repetimos el lema del cual se viene hablando mucho últimamente… “De esta salimos todos juntos, vamos Vélez Sarsfield de mi vida”.

Axel Civetta

axel@somovelez.com.ar

@AxeelCavs