REGALÓ UN TIEMPO

Una vez más. Ya cansa repetir que Vélez cada vez que tiene que pegar el salto da un paso para atrás. 

Todo lo bueno que se había visto los dos últimos encuentros hoy se esfumó. Este noche donde todo estaba servido para instalarse en el podio de esta Superliga pero se dejó escapar la chance porque no se supo quebrar a un equipo que recibió 46 goles en contea y que de 22 partidos perdió 17. 

Vélez se acordó demasiado tarde de irse encima del Tomba, recién a los 60 minutos de partido el equipo se decidió a acorralar al rival pero sin ideas y careciendo de lo mismo que carecio durante todo el año: EFICACIA

Es cierto que se pudo empatar pero también es cierto que los mendocinos desperdiciaron varias contras. Esta noche muchos culparan a la suerte pero esa es una visión demasiado sezgada de la realidad porque a la suerte hay que ayudarla y en el fútbol la única forma de darle una mano es metiendo la pelotita en el arco rival.

Juan Pablo Muzzio

@jpmuzzio72