NO PUDÓ ROMPER EL CERCO

No fue un buen partido de Vélez pero sin ninguna duda mereció ganar el encuentro. 

El equipo muy pocas veces pudo quebrar esa Línea Maginot diseñada por Apuzzo  y las veces que lo logró se encontró con Silva que le ahogó el grito de gol a Bouzat a Domínguez y a Robertone, a este último con un manotazo impresionante le cerró la chance que metiera un gol olímpico.

Como casi siempre la tenencia fue del Fortín pero pocas veces logró llegar claro al área rival.

Con los cambios del segundo tiempo,  Heinze intentó lograr más profundidad y para eso mandó a la cancha a Thiago Almada para que intentara desnivelar en el mano a mano y a Leandro Fernández para ser más profundo. 

Vélez deberá aprender a llevar adelante partidos como este porque restan muchos partidos contra equipos que en teoría saldrán a intentar este juego Y rescatar algún punto.

No se ganó pero el equipo intentó y tuvo actitud por lo que el empate duele un poquito menos.

Juan Pablo Muzzio

@jpmuzzio72