NO GANA FINALES

NO GANA FINALES

 

Una vez más Vélez desperdició la chance de alejarse un poco de la zona de descenso. Se enfrentó con un rival prácticamente descendido y no pudo ganar, ni mostrar en cancha los 20 puntos que lo separan de Arsenal, su rival de la última fecha.

El Fortín demostró nuevamente los problemas que tiene al enfrentar equipos con los que pelea la permanencia y que entienden estos partidos como finales. “La situación de Vélez no da para elegir si estoy bien o mal. El partido no se prepara distinto a otros, sí la cabeza del jugador es diferente. Acá hay que ganar” había declarado Heinze en la previa al encuentro del domingo, en relación a cómo se viven este tipo de partidos. Sin embargo Vélez volvió a fallar en un mano a mano, un hecho que se repite en los últimos años.

Si se toman la Superliga en juego y el Torneo 2016/17, los campeonatos en los que más apremiado estuvo Vélez con el promedio, se pueden analizar unos 15 duelos contra “rivales directos” de los cuales se contabilizan seis empates, cuatro derrotas y apenas cinco victorias. En el inicio del 2018 se sufrieron las caídas con Chacarita, que ganó apenas tres encuentros en todo el torneo, de visitante y ante Patronato en el Amalfitani, sumado al último empate contra Arsenal en Sarandí. Estos resultados adversos se suman a la caída ante Huracán cerca del fin de año pasado, en el debut del Negro Gómez como técnico. Mientras que con Omar De Felippe en el banco Vélez acumuló empates: Aldosivi y Patronato como visitantes, Huracán, Quilmes y Temperley como local, todos en el campeonato 2016-2017. En todos ellos el punto fue poco, en especial porque el Fortín no se animó a ir por más.

En el breve paso del Negro Gómez por la Primera división está la última alegría en esta clase de partidos y fue el triunfo por 3 a 0 a Olimpo en Liniers, cerrando el 2017. La victoria ante Tigre 3 a 0 como visitante en la primera fecha de la Superliga cobró valor a medida que el Matador fue cayendo en la tabla. Lo mismo ocurrió con la goleada por 5 a 1 a Sarmiento en el Amalfitani, partido con el que el conjunto de Junín descendió en la temporada 16/17. La victoria ante Olimpo en Bahía Blanca, con el gol de Zabala y sosteniendo el resultado todo el segundo tiempo, fue de las pocas “finales” que se disfrutaron como tal.

A Vélez le quedan dos cruces como estos en la Superliga, Temperley en la fecha 25 y San Martín de San Juan en la 26. Pelear la permanencia también implica saber jugar estos partidos, ante rivales que por nombre no motivan pero con los que no se pueden ceder más puntos.

 

 

Alejandro Germino
ale@somosvelez.com.ar
@alegermino