“NI EL TIRO DEL FINAL TE VA A SALIR…”

“NI EL TIRO DEL FINAL TE VA A SALIR…”

La noche fría del Amalfitani, vislumbraba un cierre de fecha imprevisible y acorde a los niveles irregulares de éste torneo. El Fortín y Quilmes se veían las caras, en un duelo clave desde la coyuntura emergente y las necesidades de ambos conjuntos por escapar de la zona baja de los promedios.

Desde el tramo inicial del encuentro, el conjunto de Omar De Felippe tomó la iniciativa del mismo, con ataques vertiginosos desde los pies de Vargas y Delgadillo, quien mostró gran movilidad en zona ofensiva, sin posición fija y verticalizando cada ataque desde ambas bandas. Vélez mostró sus ambiciones protagónicas durante gran parte del primer tiempo, pero con la escasa profundidad que lo llevó a la disolución constante de cada ocasión cercana al arco de Rigamontti.

Correcto en cada relevo, retrocesos de ataque en pelota parada y sin sobresaltos en la zaga central, el Fortín basó en dichos pilares su seguridad en zona defensiva, sobre todo en los balones aéreos frontales y cruzados que llegaron al área de Aguerre.

La segunda mitad agudizó las intenciones de ambos conjuntos. El equipo de Omar de Felippe encontró en los pies de Cáseres y Zabala el origen de cada avance al arco rival. El “Uruguayo”, jugando decididamente en posición de volante central, marcó los caminos de cada intención ofensiva.

Pero el Fortin, aun en su sana ambición de “ir a buscarlo”, cayó en la desesperación constante, eclipsando de manera considerable aquellos rasgos de evolución, respecto de partidos anteriores.

Pavone, quien careció de lucidez y determinación a lo largo del encuentro, fue el contrapunto clave de esta anemia goleadora que padece el Fortín. El delantero velezano dispuso de un par de ocasiones que culminaron tenuemente en las manos del arquero cervecero, la gran figura del cotejo.

Las modificaciones que promediaron la segunda parte del encuentro, no evidenciaron cambios positivos para el conjunto de Omar De Felippe. El ingreso de Maxi Romero y Fabricio Alvarenga no aportaron claridad en los intentos de ataque.

Velez volvió a mostrarse inconexo en los metros finales, ante la ausencia genuina de un generador natural de juego, que lo situó de manera repetitiva en un escenario demasiado vertiginoso y poco productivo, para un equipo comúnmente impreciso en el manejo del balón.

La posesión de juego y fabricación de asistencias filtradas en cada intento ofensivo brillaron nuevamente por su ausencia en el castigado césped del Amalfitani. Consciente de sus limitaciones y a pesar del flojo nivel de sus laterales, Velez se hizo fuerte por ambas bandas, lugar de origen para cada aproximación al gol.

Ni el intento agónico de Zabala, tras un gran remate de bolea, logró abrir el marcador sobre el ocaso del juego. A pesar de las ínfimas evoluciones en determinados aspectos tácticos, el Fortin sumó un nuevo eslabón en esta cadena interminable de frustraciones. La falta de contundencia en los metros finales, fueron un escollo demasiado imponente para este Velez, repleto de vulnerabilidades.

El Fortin mereció un poco más. Aunque Las sensaciones generadas a lo largo del encuentro se disiparan rápidamente en el olvido, dentro de un contexto emergente, donde solo sirve sumar de a tres.

Quedarán cuatro finales para la culminación de esta desidia. Calculadora en mano, el hincha fortinero mirará nuevamente al cielo de reojo, buscando la respuesta a aquella pregunta de cada fin de semana: ¿Cuándo volveremos a ser Velez?

Martín Asses

masses@somosvelez.com.ar

One thought on ““NI EL TIRO DEL FINAL TE VA A SALIR…”

  1. Para mi Velez es equipo que peor juega en la Argentina. No hacen una jugada en todo el partido, no patean al arco, se quedan corto con los pases, hacen fules estupidos, marcan mal, no son defensivos ni ofensivos, no hacen tiempo, se agarran la cabeza cuando pierden un gol como si fuera el único

Deja un comentario