NECESITAR A LOS EXTREMOS

NECESITAR A LOS EXTREMOS

 

En estas siete fechas disputadas en el 2018, Vélez mostró un nuevo estilo de juego audaz, ofensivo y, como manifestó Gabriel Heinze, que utiliza “los tres sectores para atacar: los laterales y el centro.” Con este sistema, tanto los extremos como el enganche o media punta cumplen un papel fundamental para el funcionamiento del equipo y cuando ellos fallan, el rendimiento baja.

Más allá de haber mejorado el potencial ofensivo, gran parte del encuentro ante Estudiantes fue una muestra de cómo afecta al Fortín que los extremos estén en un bajo nivel. Si bien pueden cambiar de lado, está definido que Bouzat es quien juega por derecha y Vargas por izquierda, ambos con el perfil invertido. El ex jugador de Defensa y Justicia fue de menor a mayor en su rendimiento pero aún no convence, su velocidad y habilidad es innegable pero en cuanto encuentra al defensor bien plantado siempre pierde físicamente. El zurdo colabora mucho con la marca, ocupa bien los lugares en el retroceso más allá de no ser un gran recuperador cumple con esa función.

Por el otro lado Vargas muestra los altibajos propios de un joven con pocos partidos en primera, pero con capacidad de convertirse en un gran jugador. El Mono es hábil en el mano a mano y un gran asistidor, pero muchas veces se enreda sólo entre los rivales y cuando no está fino, sus pases se convierten en “centritos” que terminan en los centrales o arquero rival, como sucedió en todo el primer tiempo contra el Pincha. El retroceso es lo que más le cuesta y le afecta el físico tanto ida y vuelta, lo que afecta aún más el poder de decisión en el pase final.

La primera alternativa a ellos es Guido Mainero, otro recién llegado que parecía ser titular pero su bajo nivel lo relegó al banco de suplentes. El cordobés no logra afianzarse y cuando que le tocó ingresar no lo hizo en buena forma. Ante Estudiantes prácticamente debía cumplir la doble función de ser lateral y extremo, pero no llegó a ninguna de las dos.

Ninguno de los tres jugadores que tiene Heinze para cumplir ese rol fundamental de jugar en las bandas está mostrando un nivel más allá de lo aceptable. No sólo para abrir y desbordar la defensa rival o para asistir al centro delantero, sino también como los primeros defensores sobre la salida rival que impidan los pelotazos profundos contra una defensa muy adelantada que también sufre el retroceso. Mejorar esas pequeñas conexiones puede significar mucho para un equipo que necesita un funcionamiento óptimo de cada una de sus piezas para demostrar de lo que es capaz.

 

Alejandro Germino

ale@somosvelez.com.ar

@alegermino