MUCHOS PASES PERO POCO JUEGO

Cuando un equipo salga campeón por tenencia de la pelota posiblemente Vélez sea campeón del mundo pero la tenencia sin profundidad no vale nada.

Es cierto, no hemos jugado al fútbol y tal vez por eso tengamos vetada la opinión, pero como hincha tengo toda la facultad de decir que este es un equipo blando, un equipo que hace culto del toque lateral o hacia atrás pero que no pisa la zona de definición ni por equivocación. 

El partido de hoy es un ejemplo claro de esto que estoy diciendo, el equipo de Heinze tuvo un 68% de posesión pero solo 2 remates al arco. Dos remates, demasiado poco para un equipo que tiene aspiraciones de pelear arriba.

Durante un año y medio Bouzat jugó por derecha pero con la llegada de Janson el DT decidió cambiarlo de punta y  al jugador se lo ve perdido en la cancha.

Heinze es un técnico que vuelve a ver los partidos varias veces y realiza un análisis profundo de cada encuentro, seguramente ya tomo nota que los extremos  no generan desbordes ni pases al delantero central,  por lo menos yo  no recuerdo que hayan ganado un mano a mano a los defensores rivales en estos tres partidos que van de la Superliga. Por esto si en lugar de Maxi Romero jugara Alexander Domínguez o Hernán De La Fuente no lo notaríamos porque debemos ser el único equipo en el mundo que no asiste nunca a su delantero central.

Seguramente encontraremos respuestas con palabras raras y explicaciones que no nos conforman y es por el sencillo hecho que Vélez suma 1 punto sobre 9.

La conclusión es simple, hoy por hoy los equipos le encontraron la vuelta a Vélez y con el simple paso de cerrar líneas y cortar el circuito de fútbol lo vuelven un equipo totalmente  inofensivo ya que encima no hay un goleador que convierta las piedras en oro. Nunca hay un plan alternativo del que aferrarse ni un cambio profundo en el esquema que permita dar un salto de calidad. Alguna vez el gran Carlos Bianchi dijo que solo los imbéciles no son capaces de cambiar.

Juan Pablo Muzzio

@jpmuzzio72