MECANICA DE LO TRABAJADO

Si bien los cuatro goles de Vélez fueron atractivos, el segundo tuvo una particularidad, la perseverancia del equipo para no apurarse y esperar el momento justo para atacar. 

La jugada empezó en mitad de cancha, cuando Gastón Giménez recuperó la pelota y levantó la cabeza, su decisión no fue ir para adelante sino esperar que se abran los espacios, debido a esto la pelota fue para atrás pasando por varios jugadores Velezanos hasta llegar a Laso, este, con un pase entre líneas se la dejó a Bouzat que encaró y se la sirvió a Leandro Fernández que le había marcado la Diagonal.
El delantero centro del Fortín corrió hasta el fondo, y levantó la cabeza buscando algún compañero que este libre, el ”Chiqui” entró sólo por el medio ya que la defensa granate se había desarmado. Así es como despues de nueve toques, el 10 fortinero fue el encargado de darle el último por encima del arquero y con su pierna menos hábil para hacer explotar de alegría al público y al Gringo Heinze.
Sin dudas esto es lo que busca el DT partido tras partido, hay veces que las cosas salen bien y otras que salen mal, pero este es el camino a seguir.
Patricio Verde Martínez 
@PatoVM22