“ME ACOSTUMBRÉ A VER A VÉLEZ PELEANDO TORNEOS, NO ENTIENDO CÓMO LLEGAMOS A ESTO”

“ME ACOSTUMBRÉ A VER A VÉLEZ PELEANDO TORNEOS, NO ENTIENDO CÓMO LLEGAMOS A ESTO”

 

Tarde soleada y algo ventosa en la Villa Olímpica. Llegué temprano para verlo dirigir a su división, la 5ta más precisamente. Vélez empató sin goles contra Lanús, quien llegaba invicto y puntero de dicha categoría.

Su voz de mando era una de las cosas que más resonaba en el campo de juego, desplegando indicaciones e ideas que fue aprendiendo a lo largo del tiempo gracias a sus directores técnicos y conocimientos propios. ‘Me siento preparado para dirigir en este momento de Vélez’, fue una de las frases que más me quedó grabada de esta hermosa entrevista. Hablo nada más y nada menos que de Marcelo Gómez, histórico volante central campeón de todo con nuestro querido club.

La charla tuvo de todo un poco, el ‘Negro’ recordó sus inicios, sus pasos en primera, llegar a la cima, los diferentes clubes donde se desempeñó y su máximo deseo. Desde Somos Vélez, te traigo las declaraciones más importantes de uno de los ídolos de nuestro club.

Empezamos hablando un poco de cómo llegó al club y remontándose al año ’83 recordó: “Arranqué desde muy chico, jugaba en un torneo de barrio en Morón, en el Oratorio Don Bosco. Se acostumbraba a hacer torneos y tuvimos la posibilidad de enfrentar a las infantiles de Vélez. De mi equipo seleccionaron a un par y tuve la posibilidad de quedar fichado. Hice las infantiles y las inferiores”.

Si bien, el volante debutó y tuvo sus mejores años futbolísticos jugando en esa posición, confesó que arrancó jugando como lateral derecho, pero no se sentía cómodo por lo tanto no dio muchos frutos. Fue volante suplente hasta que subió el ‘CholoSimeone, agregando: “Eso me dio continuidad, luego de jugar en quinta y sexta, subí a reserva y jugué allí varias temporadas, por eso me gusta preponderar las divisiones inferiores, así los juveniles llegan preparados a primera”.

Marcelo Gómez debutó en 1991 de la mano de Roberto Rogel, partido en el que Vélez enfrentó a Rosario Central en Arroyito, fue empate 1-1 pero lo que más nos importa fueron sus sensaciones: “La noche previa fue terrible, no pegué un ojo. Se me cruzaban por la cabeza muchas cosas, era algo muy especial para mí, fue un partido complicado.”

Luego de repasar sus primeros pasos, llegó la hora de los éxitos y la época dorada del club: “Cargábamos con una mochila pesada de que Vélez siempre arrancaba para ser campeón y luego se pinchaba. En 1993 cuando llegó Carlos Bianchi, apostó por nosotros, principalmente al ‘Turco’ Asad y a mí para reemplazar al ‘Tigre’ Gareca y Mancuso respectivamente. Desde el comienzo que estuvimos arriba, teníamos la cabeza puesta en seguir primeros y nos hicimos fuertes frente a todos los pronósticos. Gracias a Dios pudimos mantenernos en pie hasta el final y nos coronamos.

El ‘Negro’ empieza a mostrarse algo melancólico, recordando los años más importantes del club que lo vio nacer, tomando dimensión que Vélez se convirtió en un equipo altamente competitivo y que con el correr de los años, esos logros se hacen cada vez más importantes ya que destacó: “lamentablemente en la actualidad estamos muy lejos de eso”, pero siempre mostrando optimismo de que las cosas van a resurgir. No solamente recordando a ese glorioso equipo, sino también al gran Carlos Bianchi, Osvaldo Piazza y Marcelo Bielsa, técnicos que lo acompañaron hasta 1998, donde después de ganar todo, pasó a River Plate.

Dejar Vélez fue una de las decisiones más complicadas que tomé, aún tenía contrato con el club y me sentía muy cómodo, si hacía las cosas medianamente bien iba a ser difícil que no juegue y además la gente siempre me expresó su cariño. Pero en ese momento creí que necesitaba continuar mi carrera en otro lado y surgió River. No salió todo como esperaba, nunca pude encontrar el nivel que tuve en Vélez, sumado a problemas personales y lesiones. Nunca me hallé, el trato era diferente y no era un club tan familiar. Lamentablemente son apuestas que uno hace y te puede salir bien o mal, a mí me salió mal”, declaró sobre la gran diferencia que notó al dejar el club luego de tantos años.

Marcelo probó con salir un poco del país y se le dio la oportunidad de jugar en Arabia, buscando un poco de relajación pero no prosperó demasiado, donde se fue en 2001, terminando su contrato de común acuerdo con la dirigencia, una de las principales razones de su vuelta, fue impulsada por su amor al Rock Nacional, por el recital que brindaron Los Redondos en Uruguay ese mismo año. Luego, pasó a Huracán y terminó su carrera en el año 2003, en Costa Rica. Hablando de su retiro, me tomé el atrevimiento de preguntarle si le hubiese gustado retirarse en Vélez, a lo que obtuve como respuesta: “Me hubiese gustado volver, pero la política dirigencial de ese momento apostaba mucho a los chicos con un campeonato económico de por medio y supuse que no tendría lugar”.

Ya un poco más en la actualidad, el ‘Negro’ me dio su punto de vista sobre el momento del club y la imperiosa necesidad que tiene Vélez de sumar para engrosar el promedio: “Jamás imaginé esta situación, tengo tres hijos que son chicos y se me hace difícil explicarles este presente, sufren mucho. Me cuesta acompañarlos no solamente con los resultados que obtenemos nosotros sino también con los puntos que sacan los otros equipos. Es algo realmente triste, me acostumbré a ver a Vélez viéndolo pelear en los primeros planos y no entiendo cómo llegamos a esto. Uno colabora desde el lugar que le toca pero estoy confiado en que vamos a salir.”

Ya con sus conocimientos profesionales debido a su trayectoria, el histórico volante se mostró seguro en que Vélez debe salir de esto teniendo un equipo competitivo, con buenos jugadores, línea definida de juego, valentía y coraje, así se lograrán los resultados. “Yo debato sobre las formas de ganar y solamente conozco una, yendo a buscar el partido, siendo bien ofensivo”.

Marcelo Gómez, director técnico de la quinta división, explicó un poco lo que es trabajar con los pibes: “Trato de aconsejarlos todo lo posible, les hago entender que juegan en una división inferior y no en primera, intento sacarle dramatismo al fútbol y que se diviertan. Los que llegaron a primera siempre me agradecieron y eso a uno lo reconforta.”

Al principio de la entrevista, nombré una frase muy importante que en el siguiente párrafo quiero ampliar un poco y que me dio a entender que su compromiso para con el club es muy grande, aún en el momento decisivo que transita la máxima categoría: “Yo trabajo para dirigir profesionales, en este momento me siento preparado para dirigir Vélez. Soy muy profesional, conocen mi laburo y ésta es una etapa que está terminándose. Es mi sueño dirigir en mi casa.”

Desde ya, agradezco mucho a Marcelo Gómez por la nota, por su excelente predisposición y atención a la hora de comunicarme con él y de recibirme en la Villa Olímpica. Y sobre todo, por su sencillez y honestidad a la hora de responder.

Axel Civetta

axel@somosvelez.com.ar

@AxeelCavs

 

Deja un comentario