MAUREEN DUNLOP, FORTINERA EJEMPLO

El editorial de hoy no está relacionado con el fútbol como ocurre casi todos los sábados… tampoco con hombres, sean futbolistas, dirigentes, representantes… esta vez tiene que ver con una mujer y su relación con Vélez.

Hoy les voy a hablar de Maureen Dunlop. Ella fue una aviadora anglo-argentina que nació en Quilmes en el año 1920 y se crio en la Patagonia de nuestro país. Su madre era inglesa y su padre un australiano que participó en la Primera Guerra Mundial.

Desde chica tuvo un espíritu de libertad y un pensamiento muy diferente al que tenían las personas en esa época en la cual a muchas mujeres no se les permitía hacer determinadas cosas por el simple hecho de ser mujeres.

Cuando tenía 16 años, Maureen tomó lecciones de vuelo en unas vacaciones en Inglaterra y a su regreso a la Argentina, falsificó su certificado de nacimiento para que se le permita continuar el entrenamiento de vuelo, y fue así que se unió al Aeroclub Argentino.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Maureen Dunlop tenía solo 19 años, y decidió apoyar activamente al Reino Unido, pero para poder unirse y ser parte de la ATA (Auxiliar de Transporte Aéreo) que lo que hacía era justamente transportar aviones de una fábrica a otra y a campos de aviación militares, las mujeres pilotos necesitaban un mínimo de vuelo en solitario de 500 horas, el doble que un hombre.

Fue un ejemplo de mujer valiente, independiente, y luchadora para poder cumplir sus sueños que les eran negados por ser mujer. No le daban el lugar o puesto que le correspondía por el simple hecho de ser mujer, que para ese entonces era sinónimo de ser débil y mucho menos inteligente que los hombres, pensamiento que hoy en día, muchas veces, se reitera…

Maureen Dunlop, quizás poco conocida en nuestro país, fue una mujer que luego de la guerra instruyó a pilotos en Aerolineas Argentinas y voló para la Fuerza Aérea Argentina. Fue una mujer fuerte y audaz que siempre tuvo la ciudadanía argentina y encima tuvo el plus de ser hincha del Fortín.

Y así como existió Maureen Dunlop, hincha de Vélez debido a la amistad que tuvo su abuelo con Dalmacio Vélez Sarsfield, hoy en día en Vélez sigue habiendo mujeres que hacen historia, como es el caso de las jugadoras de fútbol femenino.

Hace unos años era impensado que una mujer juegue al fútbol, ese era “deporte de hombres”. Pero todo fue evolucionando y justamente ayer se hizo la presentación oficial del fútbol femenino de Vélez.

Tanto Maureen como las chicas del equipo de fútbol hicieron historia. Cada una en su tiempo y en su área, pero con un mismo propósito: seguir peleando por sus sueños y que a todas las mujeres les sea otorgado el lugar que merecen. Ojalá el ejemplo de lucha de ambos casos lleguen a cada vez más mujeres.

 

Editorial

 

Aylen Nicolini

@aylennicolini