LOS DUEÑOS DEL PUESTO: VOLANTES CENTRALES PARTE 2

LOS DUEÑOS DEL PUESTO: VOLANTES CENTRALES PARTE 2
En esta sexta edición de “Los Dueños del Puesto” repasaremos la segunda parte de los mejores centrocampistas centrales en la historia del Fortín.
Para continuar leyendo esta última entrega, recomendamos ver la primera parte en caso de no haberla leído. (http://somosvelez.com.ar/los-duenos-del-puesto-volantes-centrales-parte-1/)
5) CARLOS COMPAGNUCCI
Nació en Monte Buey, Córdoba, el 6 de agosto 1968. Llegó a Vélez en 1986 y debutó con esta camiseta el 19 de febrero de 1989 (derrota vs San Lorenzo con gol de Salvador Frega). Al no tener muchas posibilidades, emigró a préstamo dos años a Morón entre 1989 y 1991 (salió campeón y ascendió al Nacional B). Luego retornó al Fortín y se retiró del fútbol en 1999 con la camiseta velezana. Con la V Azulada en el pecho disputó 158 partidos sin marcar goles. Fue campeón de todo en los 90, siendo en general alternativa de Marcelo Gómez. En 1996 sufrió una seria lesión que lo tuvo un buen tiempo alejado del campo de juego. Su último partido como profesional fue el 5 de octubre de 1999, en lo que fue derrota por 2-0 con Corinthians por la Copa Mercosur. Compagnucci fue un auténtico 5 de marca de gran despliegue e incansable para cubrir cada hueco de un equipo siempre protagonista.
4) VICTORIO LUIS SPINETTO
Don Victorio nació el 3 de junio de 1911 y arribó a Vélez proveniente de Platense. Formó parte del Fortín en dos etapas distintas (1932-1937 y 1940-1941) con un intervalo de dos años en los que fue parte del plantel de Independiente. En el club disputó 219 encuentros y, pese a cumplir con funciones defensivas, marcó 45 goles. Su primer conquista con la V Azulada fue el 14 de agosto de 1932 en un 2-0 ante Quilmes, mientras que el último tanto lo anotó el 14 de noviembre de 1940 (triunfo 5-4 ante el “Rojo”). En 1937 y en 1939 marcó 11 goles, siendo un gran número este para un jugador en su puesto. De hecho, en 1937 (ante Chacarita) hizo historia al ser el primer futbolista con funciones defensivas en marcar 4 goles en un mismo encuentro en el profesionalismo. Sus 45 gritos los repartió en 38 partidos, de los cuales Vélez ganó 25, perdió 7 y empató 6. Como jugador vivió momentos de gloria y de decepción. Si bien fue parte de un equipo que hizo del Fortín de Villa Luro un estadio casi inexpugnable, también le tocó sufrir en 1940 el descenso. Un año luego abandonó el fútbol por una dura lesión. Spinetto fue un jugador de mucho temperamento. Un claro caudillo de la historia del Fortín y el primer gran ídolo del club.
3) JULIO DANIEL ASAD
El “Turco” nació el 7 de junio de 1953. Debutó en primera el 31 de octubre de 1971, día en el que Vélez venció a Estudiantes 3-2 con dos goles de Carlos Bianchi y uno de Héctor Bentrón. Fue jugador del Fortín hasta 1977, cuando pasó a Racing. Al poco tiempo terminó retirándose en Colón. En Vélez disputó 144 partidos y anotó 36 goles. Su primer tanto fue el 14 de noviembre de 1971 ante Rosario Central. Su última conquista velezana fue, de penal, el 27 de julio de 1977 frente a Atlanta. El rival al que más goles le hizo, con 5, es San Lorenzo. Marcó 2 veces un doblete (a San Martín de Mendoza y Gimnasia). Sus conquistas las distribuyó en 34 partidos, de los cuales Vélez ganó 24 y empató 5. Les hizo goles a todos los grandes. Además de los 5 al Ciclón, le anotó a River (1), Boca (2), Independiente (2) y Racing (1). También le hizo 3 goles a Ferro, en el viejo Clásico del Oeste. El “Turco” fue clave en el Nacional 1974, que lo tuvo al Fortín animando el torneo (quedó solo a 3 puntos del campeón). En 1975, año en el que anotó 15 goles, sufrió una rotura de ligamentos y ya no volvió a ser el mismo. Por jerarquía y calidad, seguramente Julio sea el mejor número 5 de la historia del club. Un auténtico crack. Dominaba a la perfección todos los secretos del puesto: gran técnica, panorama, enorme capacidad para el quite y aún más para la distribución haciendo gala de sus pases cortos y largos. Además, a eso le agregaba la abundante dosis de gol antes citada. En la selección fue parte del ciclo de César Luis Menotti y era número puesto para ser el 5 titular en el Mundial 1978. Lamentablemente, aquella dolorosa lesión se lo impidió. Jugó 7 partidos (1 gol) con la camiseta Albiceleste.
2) MARCELO ADRIÁN GOMEZ
El “Negro” nació el 8 de diciembre de 1970. Debutó en la primera del Fortín en 1991 y emigró a principios de 1998 a River por una muy buena cantidad de dinero. Luego del Millonario, pasó también por Gimnasia, Huracán, Arabia Saudita y Costa Rica. Con la camiseta del Fortín disputó 233 partidos y anotó 4 goles. Su primer grito como profesional lo consiguió el 15 de marzo de 1992, en un 4-1 en Liniers vs Mandiyú de Corrientes. Su última conquista con la V azulada fue el 24 de agosto de 1996 ante Newell´s (2-0) en Rosario. Sus otros dos gritos fueron en 1994 ante Boca y en 1995 contra Banfield. Vélez no perdió ninguno de esos 4 encuentros (3 victorias y 1 empate). Gómez fue un jugador fundamental en el plantel campeón de todo. Figuró en cada título, incluso siendo titular (con una lesión en el tobillo) el 1 de diciembre de 1994 que catapultó a Vélez como el mejor equipo del mundo. Sólo faltó en el Clausura 1998, ya que unos meses antes fue vendido a River. El “Negro” fue un gran 5 de marca, posicional. Tenía un gran timing para la presión y la recuperación del balón. En la selección jugó un solo partido en 1995, el 14 de junio en un amistoso en Rosario con Paraguay.
1) PEDRO LARRAQUY
Larraquy nació el 13 de junio de 1956 y fue jugador de Vélez desde 1975 hasta 1987, cuando emigró a San Lorenzo. Disputó 457 partidos (2º en presencias) y marcó 83 goles (6º entre los máximos artilleros de la historia). Debutó en primera el 24 de septiembre de 1975 (por la lesión de Julio Asad una fecha antes) y 4 días después anotó su primer gol en primera ante Huracán. Su última conquista en el Fortín llegó casi 12 años después, cuando el 2 de mayo de 1987 Vélez igualó 3-3 con Independiente en Avellaneda. Su capacidad goleadora brinda algunos datos de gran relevancia. Por ejemplo, que Newell´s es el rival al que más le convirtió, con 8 tantos. De hecho, a la Lepra le anotó una vez 3 goles en el mismo partido. El 30 de septiembre de 1981, en una goleada 5-0 ante Gimnasia y Tiro de Salta, Pedro marcó 4 goles emulando a Spinetto que lo hizo 44 años antes. Además de haber hecho 1 vez un hattrick y en otra ocasión 4 goles, también convirtió 4 veces un doblete. Sus 83 conquistas las repartió en 74 encuentros, con un saldo positivo para Vélez: 45 victorias, 15 empates y 14 derrotas. Por lo tanto, se puede ver que el porcentaje de partidos en los que el Fortín terminó invicto cuando Pedro marcó es del 81%. Además, se cansó de romper las redes de los grandes. Les marcó a todos: a Boca (1), River (5), Independiente (5), San Lorenzo (3) y Racing (3). En total, le anotó goles a 30 equipos distintos. Lo único que le faltó fue el campeonato. Estuvo cerca en 1979 y en 1985, ambas veces siendo subcampeón. En ambos torneos su rendimiento fue elemental para que Vélez llegara tan lejos. En 1985, de hecho, un gol suyo y la posterior victoria en los penales forzó el desempate ante Argentinos, aunque luego el equipo de La Paternal sería el campeón. Si bien jugó también de 2, entra en esta lista por haberse desempeñado la mayoría de su carrera como volante central. Larraquy fue un volante de buen manejo, con una enorme capacidad ofensiva y un impecable cabezazo. En la selección Argentina disputó 3 encuentros, todos bajo el marco de la Copa América 1979.
Estos fueron los mejores volantes centrales del Fortín. Seguramente muchos hinchas de Vélez pueden no coincidir. El número 1 podría haber sido Julio Asad o incluso Marcelo Gómez, pero subjetivamente me terminé inclinando por Pedro Larraquy. Pedro fue durante muchos años el de más presencias, es uno de los máximos goleadores del club y su rendimiento fue clave y sostenido durante mucho tiempo.
Más adelante empezaremos a conocer a los volantes por derecha más importantes.
Guido De Bella
guido@somosvelez.com.ar
@guidomdebella

Deja un comentario