LA PRIMERA VEZ DE MUCHOS

LA PRIMERA VEZ DE MUCHOS

Esa mañana me levanté muy temprano, tenía que ir desde casa hasta el Amalfitani para subirme a uno de los micros. Solamente un cita como esa te podía sacar de la cama tan temprano y con ese día horrible, la llovizna finita y el frío te traspasaban cualquier campera. Pero que te voy a contar a vos que te tomaste el micro junto conmigo ¿Te acordás lo que demoramos en llegar a 1 y 57? Encima los nervios eran más fuertes que el frío y eso que el frio era grande, ¡eh!

Minutos antes de las 15 el  Fortín salió a jugarse el campeonato con pilcha nueva. Ese día y como para que quede para siempre en la gloria se estrenó esa camiseta blanca con las V verde y roja que luego todos quisimos tener.

04

Del partido, ¿qué podemos contarte? Si lo vivimos a puro nervio, apretando las manos, incapaces de sentirnos campeones aunque casi lo fuéramos.  En ese segundo tiempo, “Excursiones” Cardozo se mandó por vigésima vez y le hicieron penal, la pelea era a ver quién lo pateaba porque nadie se quería hacer cargo, hasta que el enorme Chila sacó pecho y se paró frente a Yorno, al que fusiló para que nosotros empezáramos de una puta vez a sentirnos campeones y arrancáramos con la “tarantela”. Pero como nunca nada puede ser tan perfecto sobre el final un tal Paris quiso ser protagonista por un rato y con un zapatazo nos empató el partido. La definición se postergaba hasta la noche o hasta el sábado porque si Independiente le ganaba a Belgrano quedaba en un mano a mano con Vélez para la última fecha.

Que querés que te diga, nos volvimos de La Plata cagados de frío, mojados y con más nervios que a la ida. Encima el tiempo alcanzaba para una ducha caliente, una cena reparadora y ponerse con la radio en la oreja a escuchar si sucedía el milagro que Belgrano le sacaba puntos a Independiente y sabes… ¡¡Ese milagro se dio!! Cancelarich, cosas del destino nacido en Ferro, se convirtió en héroe y no dejo pelota sin sacar y cuando Víctor Hugo por radio anunció el final del partido con una frase que, aún hoy, me hace emocionar “Sres. Vélez Sarsfield es Campeón”  y ahí hermano solo atiné a salir de mi cuarto, tirarme en piso y llorando (como ahora) decirle a mi familia “SOMOS CAMPEONES”.  Lo primero que hice fue cumplir la promesa de afeitarme y cuando estaba en eso mi viejo arrancó con “Vamos para la cancha”.  Y ahí hermano nos  volvimos a encontrar todos, me volví a encontrar con los pibes de la cancha: Tuta, Pepa, Carlitos,  Lancha (nunca más los vi),  con Andrés con el que aún vemos juntos los partidos pero ahora en la Sur y con Gaby con el que seguimos en contacto por Facebook. Fue una noche de vueltas olímpicas eternas, de abrazos del alma y de pellizcarnos porque no podíamos creerlo. Vélez era campeón y nosotros no podíamos parar de festejar.

Te voy a contar un secreto, posiblemente este haya sido el título que más festejé. Será que soy de la generación que no lo había visto nunca campeón y que recién a mis 20 años pude dar una vuelta como olímpica. Pero sin dudas en mis recuerdos el primero es este campeonato del 93 y el que aún me emociona recordar.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Clip Vélez Campeón 

 

 

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72