LA GLORIA Y DESPUES DEVOTO

Un día como hoy pero de 1950 por la fecha 19 del Torneo de Primera División de aquel año jugábamos ante Huracán, rival conocido en demasía por todo Fortinero grande o chico por la historia antigua y reciente.

En un partido que el Fortín iba ganando por 3 a 1 en el Estadio de los Quemeros con goles de José Menendez en dos oportunidades y Raul Napoli en la restante se dio un hecho polémico, particular y totalmente anecdótico en la historia no solo de ambos equipos sino del fútbol argentino y creo que a nivel mundial seguramente también pueda y deba serlo.

1862413-1Y es que los 22 jugadores de los equipos fueron detenidos tras una gresca generalizada que tuvo lugar como consecuencia de una entrada propiciada por Mallegni, jugador fortinero, a Badín, jugador de Huracán. Según cuenta la revista Goles de aquellos días: “En un ataque del cuadro fortinero se produjo un choque entre dos hombres que se fueron a las manos y de inmediato se generalizó el pugilato con veintidós improvisados boxeadores, mientras el juez Meade -de lo peorcito del plantel británico- (el mal desempeño de los referís argentinos provocó la contratación de árbitros británicos) se iba a su camarín, suspendiendo el partido”.

Un protagonista de aquel escándalo (Nestor Naya jugador de Huracán) contó que  el jugador Pablo Mallegni -de Vélez- le fue desde atrás a Lino Badín y Juan Filgueiras -también de Huracán- y le dice “Pegale a ese” señalando a Mallegni y Badin pegó una trompada. A raíz de esto es que varios de los jugadores de ambos equipos comienzan a intercambiar golpes de puño en lo que sería una “ecatombe, la debacle total” de la cual también participarían personas ajenas a los equipos que ingresaron desde fuera del campo de juego lo cual generó un revuelo mayor.

Tras la suspensión del encuentro por parte del arbitro británico Meade fue el General Bertollo, jefe de la Policía, quien apareció de la nada y determinó que los 22 jugadores sean trasladados en patrulleros a la comisaría número 28 de la ciudad de Buenos Aires, permaneciendo detenidos en la cárcel del barrio de Villa Devoto.

Según cuenta el anecdotario futbolero fue el presidente de Huracán, Tomas A. Ducó, quien haciendo uso de sus contactos con el entonces Presidente de la Nación Juan D. Perón consiguió que se disponga la libertad de los 22 detenidos.

El jueves 24 el Tribunal dio a conocer las sanciones. Antonio Di Pace, de Huracán, recibió 15 fechas. No por la pelea, sino por falta de respeto al Tribunal. Héctor Ricardo sufrió 10 fechas; Héctor Uzal, 8; Juan M. Filguerias, 6; y Néstor Naya, Ricardo Quiñones, Luis Bravo, Cesáreo Cortón, Francisco Arbios, Juan C. Giménez y Lino Badín, 5. Por el lado de Vélez, recibieron 6 fechas: Armando Ovideo, Miguel Rugilo, José Menéndez, Jorge Ruiz, Carmen Nápoli y Pablo Mallegni; y 5 para Víctor Curutchet, Angel Allegri, Domingo Scrugli, Orlando Costa y Osvaldo Zubeldía. Con suplentes, Vélez perdió chances en el torneo y Huracán tuvo que jugar otro desempate, esta vez con Tigre.

Maxi Eze Pardo

@Maxi_Piojo

maxi@somosvelez.com.ar

Deja un comentario