LA FIGURA VS AUCAS: THIAGO ALMADA

El Guayo tuvo un partido aceptable y con coraje tomó la pelota para ejecutar el penal que le dió la clasificación a Vélez

Que su rendimiento no es el mismo de antes no es una novedad. Lejos está de ser aquel Thiago que conocimos, que nos atrajo y que pensábamos que iba a ser hoy en día. Quizás por el momento general que pasa el Fortín, o también por todo lo que pasó en tan poco tiempo.

Ayer tuvo un partido dentro de todo aceptable, bueno. Le aportó a Vélez esa cuota de velocidad por los extremos para el contraataque en la altura y esa picardía en jugadas para aguantar la pelota unos segundos que eran claves con la serie a favor. En el segundo tiempo, se lo notó cansado y con poco juego. Sin muchas ideas, fue cambiando de sectores dependiendo el transcurso del partido y tuvo algunos errores de pases notorios, como el que finalizó con el primer gol de Aucas, que lo evidenciaban en la falta de confianza que venía teniendo.

Sin embargo, todo eso cambió en la última jugada del partido. Con 18 añitos, mostró todo su coraje y agarró la pelota para patear el penal, con todo lo que eso implicaba e iba implicar en el correr de los días, y hasta de los meses. Entre el embrollo y el cachivache, como se diría en su barrio, el Guayo la mandó a guardar y le dió la clasificación a Vélez a la segunda instancia.

El pibe de los monoblocks de Ciudadela se ganó el aplauso del hincha l por esa muestra de actitud ante la situación. Ojalá sea ese voto de confianza para el mismo y pueda recuperarse para volver a ser el Thiago Almada que todos queremos disfrutar.

Ramiro Boz

@ramiroboz