HÉROE DEL SILENCIO

Allá por el 2012, Ricardo Gareca mandaba a la cancha a Lautaro Giannetti. Durante estos años paso mucha agua por debajo del puente; a los lógicos altibajos que tiene un jugador para asentarse en primera a Lautaro le tocó sortear pruebas difíciles ya que siendo pibe tuvo que poner el pecho en el peor momento del club y él alternando buenas y malas supo salir airoso de una situación que se llevó puestos a varios pibes.
En el 2016 fue parte del plantel que viajo a los JJOO Río de Janeiro 2016 donde fue titular pero el bajo nivel que tuvo el equipo también lo arrastró.
A la vuelta comenzó a compartir la saga con Nasutti. Con la salida de Bassedas como DT y la asunción de De Felipe pareció que perdía un poco de terreno pero continuó como habitual titular hasta el. 2017 cuando un mal partido en Rosario frente a NOB lo sacó casi dos meses de los habituales titulares. A su regreso se mantuvo firme jugando por izquierda junto con Amor y en ocasiones por derecha con Grillo del otro lado. En septiembre sufrió un desgarro en el aductor y el día de su regresó frente a Newell’s y luego de sólo 9 minutos en cancha  volvió a desgarrarse el aductor pero esta vez de la pierna derecha. 
Omar De Felipe dejó el cargo y cuando Gabriel Heinze llevaba pocos días en el cargo llegó una oferta del Atlético Mineiro que el club rechazo porque el DT  lo quería en su equipo. Pero nuevamente el.destino lo ponía a prueba y una nueva lesión lo dejaba fuera de competencia. Esta vez el diagnóstico era complicado: rotura de ligamentos cruzados anterior de la rodilla derecha. La recuperación fue larga y para septiembre del año pasado y cuando estaba para regresar debió realizarse una artroscopia de la misma rodilla donde le extrajeron parcialmente el meñisco externo.
Volvió s jugar en noviembre de 2018, la pesadilla para Giannetti había terminado. El 28 de enero de este año cuando en el regresó la Superliga se afirmo como titular para todo el resto del torneo siendo una de las figuras del equipo. 
En silencio, Lautaro trabajo a fondo, tal vez la bronca de las lesiones fue el motor que lo hizo prepararse como nunca y mientras sus compañeros tenían vacaciones el siguio trabajando en silencio en la Villa Olímpica para ponerse a punto y poder vivir este presente. 
La lesión de Cubero le dio la chance de hacerse cargo de la capitanía del equipo y la cinta al Pupi le queda pintada. 
Te mereces este presente Lautaro, los héroes son los que nunca se rinden. 
Juan Pablo Muzzio 
@jpmuzzio72