GUANTES PROPIOS: ALAN AGUERRE

 

Alan Aguerre nació el 23 de agosto de 1990 y apenas debutó como profesional entró en la historia del club. El 1 fortinero es el primer arquero en estrenarse en primera siendo de la cantera desde Bernardo Leyenda en 1999. Hoy, es el dueño del arco de Vélez.

Nacido el 23 de agosto de 1990 en Buenos Aires. Nacido el 23 de septiembre de 2013 futbolísticamente hablando. Alan Aguerre debutó en la primera de Vélez con 23 años recién cumplidos. Edad lógica para un arquero, sobre todo cuando por delante de él estuvieron Barovero, Montoya y Sosa. Su estreno llegó de la mano de un dato ineludible: es el primer arquero desde Bernardo Leyenda en 1999 en jugar en el club siendo de las inferiores.

El caso de Aguerre es el ideal para la formación de un jugador, en Vélez y en cualquier otra institución. El arquero, hincha del Fortín por cierto, debutó en reserva en 2010 (mismo año de su primera pretemporada con el plantel profesional). Desde ese momento hasta marzo de 2015 disputó más de 70 encuentros en la tercera. Un número hasta exagerado, dado que generalmente se recomienda que un futbolista tenga al menos 40 partidos en esta división.

Esa cantidad de presencias en reserva le permiten a Aguerre tener cierta voz de mando y ser un referente para los más chicos. Además de esto, consiguió adueñarse del arco de Vélez y ser el mejor jugador del plantel del año pasado. Antes de esto, hubo algo que lo marcó: Sosa, que quedaba libre en junio, fue apartado y se decidió (entre Russo y la Comisión Directiva) que la titularidad pase a manos de él. El 4 de abril el guardameta volvió a ser de la partida luego de un año y de ahí en más hilvanó varias presentaciones siendo figura. Sobre todo frente a Boca, Racing, Rosario Central y San Martín de San Juan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aguerre es un arquero sobrio. En general bien parado (no es de volar tanto de un palo a otro) y seguro para cortar los centros rivales. Además, maneja bien la pelota con los pies. Más allá de todo esto, demostró también tener un importante caracter para seguir adelante en momentos en los que no salieron tanto las cosas. Con la llegada de Christian Bassedas, quien lo ratificó como titular, se abrió una disyuntiva acerca del puesto también alimentada por el arribo de Fabián Assmann al club.

Dicho cuestionamiento se afirmó por el bajo nivel de Alan en algunos de los partidos de este torneo. Ante Olimpo, Quilmes y Central principalmente, el 1 fortinero cometió errores garrafales que sembraron la duda de su titularidad.

Ya cerca de los 50 partidos en el club (44 para ser más precisos), Aguerre se asienta en el arco de Vélez pese a esas fallas ya mencionadas. Le sobran aptitudes como arquero para ser el dueño del puesto y para darle también al hincha la alegría de volver a tener bajo los tres palos un producto de la casa. La alegría de contar, una vez más, con guantes propios.

 

 

Guido De Bella

@guidomdebella

Deja un comentario