FIESTA DE TERCER ANIVERSARIO PEÑA EL FORTÍN CHACABUCO

Con incalculables historias, anécdotas y locuras arrancó la previa de lo que sería una gran noche. La Peña “El Fortín” de Chacabuco festejaba su tercer aniversario y el reciente premio a la “Peña del Año” por su compromiso y pasión por Vélez en la ciudad. Su persistente presencia en la cancha alentando al Fortín y la elevada cantidad de socios que aportaron al Club. Sobran de los motivos para cerrar el año de la mejor manera.

Entrando a Chacabuco ya se ven las paredes pintadas con insignias fortineras: frases, escudos y variado colorido, testigos de la pasión que se vive a la distancia, marcando y dejando a la vista que Vélez pisa fuerte. Por esto, que la gente te vea con algo de Vélez en el interior, ya se va haciendo costumbre y es cada vez más intenso y estos hinchas lo inculcan tan bien que en cada cuadra recorrida lo ves reflejado. Algunos te miran con simpatía. Esa simpatía de querer copiar el ejemplo de ser un gran Club, una gran Institución. Otros ya relojean y bufan con una odiosa envidia por el terreno que nos fuimos ganando, no sólo en campeonatos, sino también en hinchas, copando muchas regiones del país.

La tarde ya caía y la gente se comenzaba a concentrar en el salón para tamaño festejo. Con respetuoso saludo se presentaban los integrantes de la Peña que iban llegando, luciendo sus diferentes indumentarias velezanas. Abundaban  banderas,  globos, manteles, cortinas, mesas y sillas, todo, absolutamente todo, decorado azul y blanco.

Cada relato en ellos contraía muchos recuerdos que llevan a rememorar alegrías y esfuerzos de manifestaciones de amor por el Fortín y gran sentido de pertenencia. Muchas historias, muy ricas desde sus comienzos.

Llegó la hora de la cena, pero los cánticos no paraban, al contrario, se aumentaban con el correr del tiempo, además, de la ingesta de buenos platos y variados aperitivos. Ya la locura se desató al momento de cantar y festejar el nuevo aniversario de la Peña, cuando de repente el salón se llenó de humo azul al verse tres bengalas de humo prendidas. ¡Estos pibes están de la cabeza!

Sentidas palabras de las autoridades de la Peña en agradecimiento a todos los que participan de ella, por la asistencia al evento y el pedido de seguir de esta manera, que se aferre el compromiso para ser, aún, más gigantes en la ciudad.

Abundan proyectos, ideas y planes para seguir por este camino del éxito transitado por la Peña en su tercer año. La intensidad de motivar a la gente para juntarse a ver partidos, hablar de Vélez, viajar a la cancha, jugar al fútbol, organizar pintadas, asados… todo en nombre de Vélez. Con esa arremetida se vive en Chacabuco. Y sus habitantes saben lo que es Vélez realmente, ellos se lo hacen saber y se lo demuestran día a día.

No somos Dios pero estamos en todos lados. En el interior cada vez somos más y en Chacabuco… ¡Somos Vélez!

Gastón Pérez

gaston@somosvelez.com.ar

@gascavs

Deja un comentario