FELICES POR NUESTRO ÍDOLO

Hace un tiempito el Maxi de 6 años le pidió, le propuso y hasta le exigió al Maxi de 27 años que había que contribuir con la estatua para Carlitos. La estatua que se le estaba armando a uno de nuestros ídolos, mío por el recuerdo, por saber lo que es Bianchi en la historia velezana y de aquel pequeño Maxi porque el lo disfrutó súpercampeon, lo vivió y lo sintió festejar tantos logros, lo vio aquel 1 de diciembre de 1994 dejar a nuestro Vélez en lo más alto del mundo.
Veintiún años después ya no soy ese incipiente enfermo por Vélez pero tuve el placer y el deber de hacerle caso a lo que aquel niño me pidió. Juntos colaboramos, acercamos nuestro aporte y hoy podemos decir orgullosos que nuestro nombre figura en la estatua del Gran Carlitos, del ídolo máximo que tuvo, tiene y tendrá Vélez.

Imagen

Cerca de las 18:30 nos acercamos al estacionamiento cubierto, confieso que imagine como con 27 años llevaba a cococho a mi otro yo 21 años menor para que vea de cerca a Carlitos, para que sienta su presencia tan especial para todo el pueblo Fortinero, y nos arrimamos a la cola para tomar asiento.
La espera comenzaba y las piernas temblaban cada vez más, comenzó la danza de nombres y cuando nos nombraron subimos los dos, subimos de la mano para recibir la estatuilla simbólica que acredita lo que tan orgullosamente pudimos hacer, nos abrazamos como nunca lo hicimos, fue un abrazo simbólico e imaginario interminable que me sigue erizando la piel y llenando los ojos de lágrimas.
A los minutos tenía lugar uno de los momentos más esperados de la noche y apareció él, apareció nuestro ídolo y nos volvimos a abrazar de emoción, teníamos a Carlitos a metros nuestros, teníamos a Bianchi a nuestra merced y pudimos sacarle cuanta foto quisimos, lo escuchamos con atención, lo aplaudimos y vivamos; coreamos su nombre y gritamos el famoso “A Carlos Bianchi nunca lo voy a olvidar”.

1449059792069

Pasaron vídeos, sorteos y reconocimientos para luego hacer subir a Margarita y que todos tengamos el placer de ver a ese gran número 9 descubrir su tan merecida estatua, más que estatua diría que es un Monumento, que es una de las 7 maravillas del Mundo porque me hace feliz saber que las cosas están en su lugar y Carlitos volvió a nuestra casa para quedarse por siempre, para que aquellos que no hayan tenido el placer se conocerlo puedan ver la viva imagen de aquel que hizo que Vélez tenga el N° 1 en el ranking mundial.
Se terminaba la velada y subieron sus discípulos, aquellos que lo adoptaron como un segundo padre y que hoy intentan dejar su nombre bien en alto. Esperemos que a Christian Bassedas le vaya mejor que a ninguno hoy por hoy ya que su éxito implica nuestra alegría pero por sobre todo, ojalá alguno pueda repetir lo que Carlitos hizo en nuestro querido Vélez porque el día que se descubra esa futura estatua no sólo seremos dos, sino que además estaremos con el Maxi de 50 años abrazados los tres y llorando de alegría por nuestro Vélez una vez más…

Maxi Eze Pardo

maxi@somosvelez.com.ar

@Maxi_Piojo

Deja un comentario