ESPECIAL 22 AÑOS DE LA COPA LIBERTADORES: YO LO VIVÍ

ESPECIAL 22 AÑOS DE LA COPA LIBERTADORES: YO LO VIVÍ

 

Era EL día soñado.
Velez llegaba por primera vez en su historia a la final de la Copa Libertadores, en su segunda participación en el certamen.

El rival no era cualquiera: Era el Bicampeón reinante. El San Pablo de Tele Santana, que había logrado los títulos de 1992 y 1993, y en ambas había logrado también la Copa Intercontinental.

Pero Vélez, que venía de una dramática definición por penales frente al Junior de Barranquilla, estaba preparado para el desafío de su historia. Así lo entendió la gente, que vistió el José Amalfitani de gala, colmando el estadio.

Esa noche, Vélez formo con:

José Luis Chilavert.
Flavio Zandona, Roberto Trotta, Víctor Sotomayor y Raúl Cardozo.
José Basualdo, Marcelo Gómez, Christian Bassedas y Roberto Pompei.
Omar Asad (Claudio Husain) y José Flores (Fabián Fernández).

DT: Carlos Bianchi.

San Pablo:

Zetti; Junior Bahiano, Valber, Gilmar y Vitor; Andre, Axel, Cafu y Palinha; Euler y Muller.

DT: Tele Santana.

Arbitro: José Joaquín Torres (Colombia).

El partido tuvo a Vélez como protagonista, yendo a buscar la diferencia en el resultado, para ir con cierta tranquilidad al Morumbi la otra semana. El equipo paulista solo apostaba a alguna contra, y a dejar pasar el tiempo.
A los 34 del primer tiempo, ese dominio del Fortín, se traslado a la red. Una gran corrida de Tito Pompei, por la izquierda, el pase al medio, el Pepe Basualdo que se lleva la bocha por delante y habilita al Turco Asad, que definió cruzado a la izquierda de Zetti, haciendo explotar el estadio con su gol y el inolvidable bailecito.
El segundo tiempo fue un calco del primero. Vélez tratando de aumentar la ventaja y San Pablo esperando una contra que no llego.
Con el final del partido y la victoria lograda, había sensaciones encontradas entre los que estuvimos esa noche presente. Todos felices por el triunfo, pero algunos un poco preocupados, por la exigua ventaja lograda, pensando en la revancha en Brasil.
Carlitos Bianchi, y los jugadores notaron eso, y de ahí partió el mensaje general:

“Nosotros le ganamos al campeón de América, ahora la obligación es de ellos”

Y con ese ánimo, comenzaron a pensar en la segunda final. Pero eso será parte de otra historia, hermosa por cierto.

El primer pasó hacia la Copa esta dado. El sueño comenzó a tomar forma.

 

YO LO VIVI, YO LO RECUERDO.

Martin Gabriel Acuña

martin@somosvelez.com.ar

@gordo11875

Deja un comentario