ES EL FAMOSO JOSE LUIS CHILAVERT

ES EL FAMOSO JOSE LUIS CHILAVERT

Un día como hoy se cumplen 21 años de aquella tarde noche en la que el Chila se encargaba de escribir una de sus tantas paginas exitosas en la historia del Fortín (no por nada ocupa el Olimpo de los tres máximos ídolos junto con Carlitos y Don Pepe).

Esa tarde de día del padre yo tenía tan solo 8 años y recuerdo haber pasado el día en la casa de mi abuelo que ya estaba muy enfermo y la familia entera decidió homenajearlo en su último día del padre lamentablemente. Me acuerdo de estar arrodillado, pegado al parlante de la radio y comenzar a escuchar el relato por alguna AM que la señal me haya permitido escuchar con mis primos bosteros revoloteando por ahí.

Entonces llegó el momento de empezar a sufrir, Castrili dio el inicio y los equipos se prestaban la pelota constantemente los unos a los otros. Ninguno de los dos llegaba con peligro pero la agarra el Diego en la mitad de cancha y encara hacia el arrea, intenta un pase a Caniggia que no logra conectar, la pelota le queda a Verón y remata, travesaño!!! pero el Cani anticipa a la defensa y de cabeza pone el 1 a 0 a favor de Boca.

No fue hasta los 20’ que logramos empatar el partido de la mano del Beto Camps en una jugada similar a la del gol de Boca, remate del Rifle, travesaño y GOOOOOOOOOL del Beto cobrado a instancias del línea que salió disparado hacia la mitad de cancha y pese a las protestas del rival Castrili convalidó certeramente. A los minutos un cabezazo de Herrera desviado y una apilada  del Turu que recibió de Christian Bassedas e hizo pasar a dos defensores de Boca y remató al palo izquierdo de Navarro Montoya quien solo pudo atinar a ver, algo que repetiría a lo largo del encuentro, como la pelota se iba muy cerca de su arco.

Hasta que a los 40’ se viene el momento de exaltación total… Previo a la infracción cobrada sobre Pandolfi, Jose Luis remató desde su área en lo que fue un pase al Rifle quien fue cargado por MacAllister y Castrili, en lo que bien podría haber sido penal, cobró tiro libre al lado del área grande, protestas de Maradona quien recibió la primera amarilla. El Chila, con una pegada magistral, hizo estrellar la pelota contra el palo izquierdo del arquero de Boca y la pelota recorrió la línea entrando casi contra el palo derecho. GOOOOOOOOOOOOOOL y todas las gargantas picando de placer, ese picor que genera gritar un gol y mas cuando sabes que fue un golazo, que fue algo de otro mundo. Devolver las cargadas recibidas hacía minutos cuando el partido estaba en favor del rival y disfrutar de las caras largas de todos esos bosteros asquerosos que me rodeaban. CHILAVERT, CHILAVERT, CHILAVERT!!! Era el grito que bajaba de las tribunas y yo me sumaba desde el living de la casa de mi abuelo en la calle Villegas en Caseros (escribo esto y las lágrimas del recuerdo de mi abuelo y del Chila haciéndonos felices quieren asomar).

Un nuevo centro llovido al área, una nueva carga por parte de MacAllister y ahora si! PENAL PARA VELEZ!!!!! Todos sabemos que eso implicaba ver a la bestia empezar a salir de su cueva, veíamos ese Bulldog empezando la carrera hacia el área rival dispuesto a romper redes y arqueros rivales. Y asi fue, tiro cruzado al palo izquierdo del Mono que no llegó a conectar con la pelota y GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL DE CHILAVEEEEEERRRRRRRRT gritaba el relator… La fiesta para mí era total, el Chila hacía dos goles, le ganábamos a Boca, eramos punteros y me sacaba la bronca de las cargadas previas…

Terminó el primer tiempo y entre protestas se va expulsado Diego Maradona. 3 a 1 y a los vestuarios señores.

Dos jugadores de mas y el equipo se paseaba por la cancha, de aquí en más solo hubo un equipo en la cancha y gracias al Chila y sus laderos pudimos festejar, ese partido se completó con goles de Gamboa en contra y del Turu Flores que cerró el 5 a 1 final pero lo que nos queda en la retina a todos los fortineros, y al hincha de futbol argentino en general, es ver a Chilavert destrozando la moral de los jugadores de Boca, un solo hombre logró en 3 minutos convertir dos goles y sacar del partido al equipo de Maradona y Caniggia ni mas, ni menos.

Al día siguiente recuerdo ir al colegio y llevar la casaca debajo de la chomba y al primer bostero que intento decirme algo le mostré la V Azulada y empecé a dejarle bien el claro que con Vélez y el Chila no se jodía. ¿Cómo terminó eso? A las trompadas…

Es por eso que año a año te recordaremos Chila, porque no importa el tiempo que pase, no importa el momento en que Vélez y vos estén, siempre habrá que recordar tus hazañas en la cancha porque lo que vos nos distes muy pocos, por no decir ninguno, podrá volver a dárnoslo.

GRACIAS CHILA, GRACIAS POR HACERME FELIZ ESA TARDE Y TANTAS OTRAS, GRACIAS POR HACERME DISFRUTAR DE TU GOLAZO… Golazo que no fue el único del torneo en el Amalfitani porque fechas antes el Mono Burgos estaba “mirando los pajaritos” y no logró ver una pelota que caía envenenada del cielo, envenenada con la pócima del Chila y vio como le convertían uno de los mejores goles de tiro libre de la historia del futbol.

Maxi Eze Pardo

@Maxi_Piojo

maxi@somosvelez.com.ar

Deja un comentario