ENTREVISTA A SANTI CÁSERES

El actual jugador del América dialogó por Instagram Live con Somos Vélez en una entrevista llena de contenido y frases. 

 

Santiago Cáseres fue, sin dudas, una de las grandes apariciones de la cantera velezana. Mediocampista de marca, como también de juego, aguerrido y temperamental. Se ganó el corazón de todos los hinchas de Vélez a base de coraje y actitud cuando todo parecía estar perdido previo a la llegada de Gabriel Heinze.

VÉLEZ

 

Vivimos toda la vida cerca de la Villa Olímpica pero a Vélez llegó porque Ramiro ya jugaba ahí. Lo vinieron a buscar cuando jugaba al baby en Bernardino Rivadavia. Jamás hubiésemos pensado que íbamos a llegar a Primera. Compartir cancha con Ramiro y ambos jugando en Vélez fue una locura total, algo que va a quedar siempre grabado en la memoria de la familia. Si bien el fútbol argentino no es tan visto en España y México, cuando me preguntan referencias siempre habló de Vélez”, así comienza la historia de amor entre Santiago y nuestro Fortín. 

No todo fue color de rosas en la carrera de Santy, basta con estar leyendo la nota. En Inferiores, tampoco lo fue: “hasta 6° no había jugado un solo partido en AFA, siempre jugaba por Liga. En esa categoría y en 5° empecé a jugar y recién en 4° con Morigi comencé a sentir importante en el equipo y se dió el salto”. El volante debutó en 2017 en aquel partido frente a Newell’s cuando Fabián Cubero cumplió los 600 partidos con la V azulada. Si bien Omar De Felippe fue quien lo hizo debutar, su mayor mentor fue Gabriel Heinze a quien recuerda con mucho cariño y contó como era puertas adentro y en el día a día. “No te creas que es un payaso. Es muy riguroso y te marca el territorio. Te está encima y es muy perfeccionista, es un loco del trabajo que te exige al 100% y es por eso que pudimos salir de donde estábamos. Trata de sacar el mayor provecho de todos. Mi techo lo toqué con él previo a irme a España. En el día a día obviamente te cansa todo lo propone porque es muy estricto, pero a fin de cuentas y haciendo un balance, te das cuenta que todo tenía un porqué y le voy a estar agradecido de por vida”, señaló.

Muchos recordarán que previo al partido ante Temperley que el Fortín venció por 4 a 2 al Gasolero, el 35 no apareció sorpresivamente en la lista de concentrados. Al principio se imaginaba con una venta inminente pero la siguiente fecha volvió todo a la normalidad. En exclusiva con Somos Vélez contó lo sucedido aquella vez: “Venía cometiendo errores en la semana y me sirvió de enseñanza. Me dijo que me vaya a mi casa, no entendía porque, algo futbolístico no era porque él siempre te lo marca en cancha. Al día siguiente me llamó a su despacho y me mostró una hoja donde tenía todo lo que no había hecho en la semana, desde no ir al masajista hasta no ponerme hielo, cosas así. En el momento tenía una bronca terrible pero después te das cuenta que lo hace por la experiencia europea que tuvo, y ahí es donde quiso recalcar. Eso en Europa no lo podía hacer”.

Seguramente al nombrar jugadores del ciclo de Heinze en el Fortín, todos llegaríamos a la misma conclusión y posiblemente, sea en orden de ventas. Sin embargo, y fiel a su estilo, respondió: “Nunca sentí que fui una de las caras de la Era Heinze. Fuimos muchos los chicos que fuimos apareciendo. El Mono y Nico también tuvieron grandes actuaciones que los hicieron tener grandes ventas y estar jugando en Europa. Con Thiaguito compartí dos meses porque cuando lo subieron yo ya estaba negociando mi salida. Uno lo conocía de Inferiores y se veía la clase de jugador que era, me pone muy contento el presente de él y de todos. El trabajo de Gabriel lo podés ver reflejado en el presente del Tonga Giménez. No es fácil a esa edad todo lo que comenzó a lograr ahora”.

Cerrando la entrevista, hizo un balance de lo que es Vélez en su vida, su regreso y algo que le quedó pendiente además de salir campeón. “Me quedó la espina de jugar con Gago, fue siempre mi referente. Me quería morir cuando ví que llegaba a Vélez. Se notó mucho en el crecimiento de Nico. También me hubiese gustado compartir más tiempo con él y Mancu (Gianluca Mancuso) porque son mis amigos, pese a que yo soy un año más grande. Para toda la familia Vélez significa mucho, yo arranqué de chico y con un montón de cosas vividas, uno le toma un cariño enorme al club. Cuando te pones a pensar te das cuanta que lo querés muchísimo. Siempre pienso en volver a Vélez y en buen estado para ganar cosas”, concluyó”

 

ACTUALIDAD y AMÉRICA

Tras varios meses sin ser tenido en cuenta en el Villarreal, llegó a fines de Enero al América, uno de los dos grandes de México, para poder recuperar terreno y continuidad. “No te creas que la vida acá en México y el fútbol son muy distintos a Argentina. Ambos tienen un fútbol de ida y vuelta, distinto a España que es más técnico. La Liga MX se convirtió hace años en una de las más competitivas e importantes del mundo por los planteles que hay”, señaló. En su momento, sonó para regresar a Vélez y hasta se habló de una posible llegada a River Plate para reemplazar a Exequiel Palacios, sin embargo, el de Ituzaingó aclaró: “La idea era justamente no regresar a Argentina y mantenerse fuera del país. Lo que se comentó que me había ofrecido a Vélez y fui rechazado no fue cierto. En este mercado no estuvo la posibilidad de volver pero ojala que pueda hacerlo. Sobre la hora del cierre del mercado de pases me avisaron lo de América y no dudé. Es un lindo desafío, el hincha es muy pasional y lleva mucha gente a todos los estadios, estoy muy contento acá. Mi intención es poder dar lo mejor y que América compre mi pase. Tengo que regresar a Villarreal, pero no quedaron las cosas bien. 

 

VILLARREAL

Al Submarino Amarillo llegó a mediados del 2018, tras una excelente temporada en Vélez donde se consagró como el jugador con más pases concretados y quites de la Superliga. El equipo español pagó un monto aproximado a los € 9.000.000 por cinco años y lo presentó ante una multitud de hinchas. “Ahí caí que estaba en Europa, no lo podía creer. Pasan los meses, los años y sigo viendo las fotos, los videos y me emocionó, manifestó Santy. Su paso por el Villarreal fue muy raro. De un momento a otro pasó de ser de las grandes figuras del equipo a no ser tenido en cuenta hasta su salida. Tuvo la oportunidad de disputar Liga y Europa League, donde llegaron hasta Cuartos de Final ya que al mismo tiempo peleaban por mantener la categoría. Sus sensaciones de aquel momento las cuenta: “Me costó adaptarme al principio, porque es lógico. También sufrí una lesión. Sin embargo me fue bien, tuve mucho rodaje en su momento. La Europa League es una Copa Sudamericana, no está al nivel de la Champions pero competís contra los equipos de ligas menores y los de mitad de tabla para arriba de las importantes. Fue lindo disputarla y nos fue bien hasta que por Cuartos jugamos contra el Valencia y al mismo tiempo peleabamos por el descenso, así que decidieron darle prioridad a la Liga”

Sin embargo, de un momento a otro dejó de ser tenido en cuenta por Javier Calleja Revilla y Luis García -interinato entre los dos pasos del primero- y estuvo varios meses parado hasta este momento donde arribó a México: Me ofrecieron darme a préstamo pero no quise, quería quedarme y pelear el lugar que tenía. Es común que el Villarreal, y muchos equipos de Europa te compren y manden a préstamo para sumar minutos. La relación empeoró cuando rechazó la propuesta hasta que no quedó otra que irme porque quería jugar”. 

Tuvo la posibilidad de enfrentar a Lionel Messi en dos oportunidades donde lo marcó de una manera excelente y lo recuerda: “Estar en el Camp Nou fue chocante por lo que es la inmensidad del estadio, la cantidad de gente, la magnitud que tiene. Jugar contra Leo y estar en ese lugar me hizo recordar todo lo que pasé. Lo que soñé por años, lo estaba viviendo en ese momento. Ya en el momento de estar en el túnel era impactante mirar a todas las estrellas que veías por la TV o jugabas en la Play Station, je. No quise cambiar camiseta con Messi porque no soy así. Si bien tengo camisetas de otros equipos, no me cambia en nada. Prefiero quedarme con el recuerdo en mi cabeza”. Al ser consultado por un jugador de los que jugó para llevar a Vélez fue contundente: “A Mauricio Pellegrino le llevó a Santi Cazorla. Era una locura entrenar con él. Acá estoy con el Memo Ochoa y Giovanni Dos Santos, pero no los conozco tanto porque mucho no hablé, je.”

Por cuestiones técnicas, la entrevista no pudo ser guardada. Le agradecemos de todo corazón a Santiago su tiempo y estamos muy contentos por su presente, no sólo por lo futbolístico, sino también por lo humano. Una persona así, merece grandes cosas.

 

 

Ramiro Boz

@ramiroboz