EN LINIERS SIEMPRE SERAS CARLITOS

 

Sana costumbre la que adoptó Bassedas de invitar a glorias del club a que compartan una comida con el plantel. Este jueves fue el turno de uno de los dos más grandes, Carlos Bianchi se acercó a la Villa para compartir el almuerzo con todo el plantel fortinero.

Cosa loca este amor eterno con Bianchi, a pesar de ese noviazgo que tuvo con los innombrables y por el cual, muchos de nosotros, nos sentimos dolidos. Al final las cosas volvieron a ser como debían ser y Bianchi por Liniers volvió a ser Carlitos. Para que esto sucediera tuvo mucho que ver la concreción del muy buen proyecto de la Sub Comisión del Hincha, que lo convirtió en estatua y devolvió a Bianchi a su casa, la gente se sumó al proyecto y pudo ser descubierta  el último 1 de diciembre en una emotiva fiesta.

Alguna vez en la cancha  apareció una bandera que decía “Si Boca es tu casa nosotros somos el country” y algo de eso hay, porque en definitiva Carlos lentamente fue volviendo al Amalfitani y, según se dice, ya pidió que se le prepare el palco porque va a estar seguido por Liniers.

El tiempo pasó y no sé si será que soy más grande y veo las cosas de otra forma, pero por lo menos de mi parte ese enojo adolescente que sentí cuando se fue a pasear por la ribera, hoy le cedió el lugar al mismo amor que le tuve desde el primer partido que lo vi jugar cuando volvió a fines del 80 y me cansé de gritar sus goles y recibirlo con “el goleador mamá, el goleador …”; lo amé cuando volvió en el 93 y sin que ninguno lo pudiera suponer nos guió a la época más gloriosa del club. Ese día de fines  de junio de 1996 me hizo llorar como loco cuando en su despedida cantábamos “A Carlos Bianchi nunca lo voy a olvidar” y lo que son las cosas de la vida… Un rato después de ese partido versus Colón, tuve la última charla con mi abuelo, cuando me fui al sanatorio a contarle como había sido la despedida sin saber que esa tarde, también, me despedía de él hablando sobre usted y  sobre el amor que me había inculcado por nuestro Vélez-.

 

www.velezsarsfield.com.ar
www.velezsarsfield.com.ar

Por eso Carlitos, parafraseando a Sacheri, a pesar que nunca me animé a decírselo usted está parado justo en el centro de ese puente que es Vélez,  que me une con mi historia, que me une con uno de los hombres más importantes de mi vida.

Tal vez, Carlos, será que este almuerzo en la Villa revolucionó los recuerdos que cuando uno crece empieza a guardar como el tesoro más bonito, será que hoy entiendo más esa sutil diferencia por la cual en Boca siempre será el Virrey, pero acá en casa nadie lo puede llamar de otra forma que no sea Carlitos, como se le diría a cualquier familiar.

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72

 

Deja un comentario