EL GRITO MÁS ESPERADO

EL GRITO MÁS ESPERADO

Casi cuatro años (tres y once meses para ser más exactos) pasaron para que Mauro Zárate volviera a gritar un gol en el José Amalfitani. El último fue la noche del Sábado 10 de Mayo de 2014 contra Colón de Santa Fe por la fecha 18 del Torneo Final, partido donde convirtió dos tantos, a los seis minutos y a los catorce respectivamente. Luego, marcó ante San Lorenzo en el Nuevo Gasometro, en su despedida dejando momentáneamente a Vélez en la Copa Libertadores.

El menor de la dinastía Zárate regresó en uno de los peores momentos futbolísticos en la historia del club, cumpliendo su promesa. Y si bien ya había convertido tres tantos desde que llegó a su tercera etapa en Vélez (contra Belgrano, Racing y Arsenal), todos fueron a domicilio.

Volver a hacer un gol en su casa, con su gente y con su familia, fue una de las cosas que todos esperábamos. Mauro es así, solamente hace golazos, y el del sábado pasado contra Estudiantes no fue la excepción.

El enorme derechazo que sacó arrancando la jugada casi desde el córner, encarando y con un jugador pincharrata encima, haciendo volar a Andujar solamente para hacer más aún impresionante el gol porque era imposible llegar. Marca registrada de Mauro Zárate, logrando que se nos vengan a la mente otros golazos que convirtió en sus inicios y en su vuelta en 2013.
Lamentablemente no pudo ser una tarde redonda con Vélez que tuvo que conformarse con un punto. Esperemos poder seguir reventando nuestras gargantas luego de otro tanto marcado por Mauro. No sólo estos meses, sino un tiempito más…

 

Axel Civetta

axel@somosvelez.com.ar

@axeelcavs