EL CONCEPTO ERRÓNEO DE JERARQUÍA

EL CONCEPTO ERRÓNEO DE JERARQUÍA

Es la palabra que más leemos en las redes sociales, ¿hace falta o simplemente es otra cosa lo que no abunda?

Una de las palabras más escuchadas y leídas en tiempos de mercado de pases. También, en plena competencia ante la falta de un triunfo o para justificar porque no se pudo ganar un campeonato y/o entrar en una copa internacional. 

Muchas veces, la política histórica del club avala la falta de jugadores de este tipo. No hay que ser un experto en el fútbol para evidenciar estas cuestiones. Por un lado hay equipos que se nutren de su punto fuerte y fuente de orgullo que son sus divisiones inferiores. Por otro, la compra de jugadores jóvenes a un bajo costo en relación al poder de venta que puede tener a futuro si el objetivo de potenciarlo a este se cumple.

Vélez nunca podrá tener el nivel económico o la repercusión mediática de Boca o River, pero ¿estamos tan lejos de la jerarquía de los dos gigantes del fútbol argentino?

La reciente compra de Ricardo Centurión fue catalogada de jerarquía ante la clase de jugador que es y que, pese a todo, nadie duda de que sea de los mejores del fútbol argentino pese a sus conductas, las cuales le impidieron jugar con la albiceleste. Los regresos al Fortín de Fernando Gago y Ricky Álvarez -quien emigró al Inter de Milán luego de coronarse en el Clausura 2011- le aportaron esa experiencia de haber disputado ambos el Mundial 2014, y desde jóvenes Eliminatorias y amistosos. En el caso de Pintita, también las ediciones 2011 y 2015 de la Copa América sumado a sus pasos por el Real Madrid, Valencia, Roma y Boca. Por su parte, Alexander Domínguez confesó que tuvo conversaciones para regresar a la Selección de Ecuador luego de su expulsión tras el hecho post Copa América 2019. Dida atajó en el Mundial 2014, las Eliminatorias para este y el de Rusia 2018 y contando la Copa América 2011, todas hasta la fecha. Luis Abram fue uno de esos jugadores por los que Gabriel Heinze apostó y su potencial lo llevaron a ser el segundo marcador central del subcampeonato de Perú en la última Copa América de la mano de Ricardo Gareca.

Hernán De La Fuente formó parte del equipo que ganó el Preolímpico 2020 en Colombia y que está a la espera de los Juegos Olímpicos de Tokio. Por su parte, Francisco Ortega fue un jugador del agrado de Fernando Batista -pese a ser suplente de Brian Cufré- disputando el Sudamericano, los Juegos Panamericanos de Lima y el Mundial Sub 20, todos en 2019. Por su parte, Lucas Robertone fue figura y marcó en los amistosos previos al Preolímpico pero una lesión lo dejó afuera. Como si fuese poco, Vélez tiene en su haber a la promesa del fútbol argentino: Thiago Almada, por el que se están disputando su pase los clubes más grandes, importantes y prestigiosos de Europa.

A mi entender, el concepto de jerarquía está realizado y vale la pena decir, que el Fortín tiene el plantel más caro y valorizado de la Copa Sudamericana 2020.

Lo que si hace falta en Vélez son jugadores determinantes, como Ricardo Centurión, que sabes que te puede cambiar un partido o que simplemente te da ese sostén de confianza como lo fue Mauro Zárate en su momento, o volviendo al tiempo atrás y recordando campeonatos, el Chucky Ferreyra o Lucas Pratto. Eso le falta a la V para salir campeón. Uno que agarre la pelota como en la altura frente al Aucas para patear un penal con las papas calientes como el Guayo. Eso sí, siempre la idea es comprar para revender por más porque sino, volveremos a las épocas donde fuimos felices y al poco tiempo, solamente íbamos por amor al José Amalfitani.

Ramiro Boz

@ramiroboz