EL CIERRE QUE SE VIENE

Tras la última fecha FIFA del año, Vélez encarará los últimos tres encuentros del 2019 con la ilusión de mantenerse en la lucha por el título e incluso, llegar a la cima de la tabla.

El Fortín tendrá tres duelos duros pero en los que puede aspirar a sumar los nueve puntos que hay en juego: Banfield en el sur, Colón como local y Patronato en Paraná. Casualmente los tres equipos comparten el 19° lugar en la tabla con 13 puntos y también pelean la permanencia: Los santafesinos y el Taladro están cinco puntos por encima del Patrón. Mientras que Vélez está a tres puntos de los líderes y encontró una solidez defensiva que pocas veces se vio en el ciclo de Gabriel Heinze pero los tres empates sin goles de manera consecutiva también sacaron a la luz un viejo defecto del Fortín: la falta de contundencia.

Tan cierto como repetido es que cada partido hay que jugarlo y en el fútbol argentino cualquiera puede hacerle frente a cualquiera, pero también es cierto que en la previa y si tiene reales intenciones de luchar el campeonato estos partidos Vélez los debe ganar. No aplica que estos rivales sean los que más complican el juego del equipo, Heinze y sus dirigidos deben aprender a quebrar las barreras que estos equipos plantean para consagrarse como un plantel con ambiciones de campeón. Si no quedarán en la pelea por entrar a una Copa, lo que en vez ya es un premio consuelo.

Sumado a los rivales débiles el Fortín podría aprovechar una serie de cruces entre los cinco equipos que están por encima suyo en la tabla: en la fecha 15, Boca recibirá a Argentinos Juniors y en la 16 Lanús hará lo propio con Racing; se suma que este fin de semana River postergará su partido frente a Independiente. Incluso el resto de los cruces que estos cinco equipos tendrán en lo que queda del 2019 implican un riesgo superior a los que afrontará el Fortín.

Vélez tiene, nuevamente, la oportunidad de convertirse en candidato. La aprovechó contra Rosario Central pero no lo revalidó ante Huracán ni contra Central Córdoba. No puede dejar pasar este nuevo guiño del destino para que todos unifiquemos los deseos navideños, para que luego del 9 de diciembre entremos en un receso de verano con un sueño y una ilusión que hace mucho que no está.

Alejandro Germino

@alegermino