EL CAMINO ESTÁ TRAZADO

EL CAMINO ESTÁ TRAZADO

Es en las derrotas cuando uno más que nunca debe afirmar sus ideas. En los golpes, en las caídas. Porque es fácil bancar un equipo similar durante tres fechas si Vélez consigue los resultados. Pero ahora, más que nunca, será una muestra de carácter. El Fortín no debe ni puede darse el gusto de titubear. Las dudas hay que patearlas al otro costado. Hay un camino emprendido desde el encuentro con Olimpo y vale la pena mantenerlo.

El rival fue mejor, claro. Pese al bajón futbolístico que tuvo este último tiempo en el torneo, es el vigente campeón del fútbol argentino. Juega bien de verdad. Fútbol de alto vuelo, con laterales que pasan al ataque, volantes que pisan el área y un extremo como Laucha Acosta que en este gran momento le pinta la cara a más de uno.

Pero Vélez, con sus pocas armas, no se rindió nunca. Levantó el cuerpo de la lona y no se dejó noquear. Lo buscó, lo luchó y por momentos también lo jugó. Es bastante simple darse cuenta de las diferencias entre este y el otro equipo. Lanús es uno de los 5 o 6 rivales altamente superiores al Fortín. Otro es Boca. Comparar aquella estrepitosa caída con el Xeneize y esta es un trabajo que se deberían tomar todos: Vélez cambió radicalmente.

Quedan ocho finales. El mensaje que los jugadores deben entender de acá al final del certamen es el que dejó el capitán sin cinta, Fausto Grillo: “Sabemos lo que nos estamos jugando y lo que significa esta camiseta. Es un club muy grande y hay que seguir peleando partido a partido

 

Guido De Bella

guido@somosvelez.com.ar

@guidomdebella