EL AUDIO DE WHATSAPP: EL TANO GALLICCHIO

EL AUDIO DE WHATSAPP: EL TANO GALLICCHIO

 

El otro día mande un mensaje al grupo de Whatsapp de mis amigos hinchas de Vélez contando quién había fallecido y me dio un gran dolor que uno me diga ¿Quién es Gallicchio?

A lo mal que estaba por su partida se agregaba esto, esto que para mí es tan importante en mi vida de socio. Porque de estas cosas uno se nutre, sobre todo cuando es chico y aprende que Vélez es familia y que Vélez es club. Y si eso se pierde es lo que más me jodería, tanto o más que perder una categoría en el fútbol profesional. Así que quería contar quién es Galicchio. Y digo “es” porque nunca va a dejar de ser. Su alma va a estar posada en cada una de las cosas que involucran al club.

Pero, ¿Quién es Gallicchio?, a ver… Gallicchio era un empleado del club. Un instructor de levantamiento olímpico de pesas, y su laburo en el club podría haber terminado ahí tranquilamente, pero no. Con su metro y medio le he visto hacer cosas increíbles en ese gimnasio, sobre todo ganarse el corazón de cualquier persona que lo pisara, chicos y grandes por igual.

Pero encima Gallicchio era más que eso, cuando no estaba en el gimnasio había que buscarlo poco, porque él vivía en el club, ahí andaba el tano, hablando con todos, saludando hasta los perros, todos lo saludaban a él y él a todos; todos lo querían y él a su vez también.

Aunque el tano era parco, rara vez te sonreía, pero tenía esa cosa paternal que te dejaba en claro que te quería. Y que quería que lo saludes, y te acerques y lo abraces y que te pongas a hablar de fútbol, de pesas, del club, de la vida, de lo que sea.

Gallicchio ES Vélez, no hay más vueltas que darle señores!

Esto es lo que debe sobrevivir. El legado de esta gente que transmitió el de “SER DE VÉLEZ“. En todo sentido. No solamente el fútbol. Vélez es mucho más que un equipo de primera, que ir a la cancha. Que igual también lo hacía, porque me lo he cruzado en todos lados donde haya seguido al Fortín, y ni hablar en el José Amalfitani

“Siguiendo al Fortín yo llegaré lejos”, decía la canción y vaya si llegaste lejos. Hoy debes estar charlando en ese idioma cocoliche que tenías, medio tano medio porteño, ahí, con Don Pepe, en el cielo…

Hasta siempre Tano, el club no va a ser lo mismo sin vos. Pero vos hiciste del club un lugar mejor

Diego Serrano

@dsscavs

Deja un comentario