DIFÍCIL DE TITULAR

DIFÍCIL DE TITULAR

Decidí tomarme unas horas para poder hacer una nota un poco más objetiva. Si no, se llenaría de adjetivos. Lo de Vélez fue, bah, el partido en sí, paupérrimo. Uno decidió no salir la noche anterior para poder ir a Sarandí, con lo que eso implicaba, un colectivo a Constitución y de ahí al Julio Humberto Grondona. No hay mal que por bien no venga, supuse. Es más, si bien el fútbol es el deporte más ilógico de todos, uno siempre acude a la lógica. Arsenal solo había ganado dos encuentros en el torneo y su jugador de más renombre estaba en el banco. Entonces, el favorito éramos nosotros.

Desde el minuto 1’ al 90’ fue un partido aburrido, lo único interesante era escuchar los gritos y quejas de los jugadores, árbitros y técnicos. Si tenemos que elegir a un jugador, creo que el único aprobado fue Agustín Bouzat, quien demostró levantar su nivel desde el gol agónico vs Belgrano. El ex Defensa y Justicia encaró y desbordó muy bien, y gracias a él llegó el penal que luego Zarate cambiaría por gol. Lo único que no me gusta de Bouzat es cuando Heinze lo ubica en el sector derecho, ya que siempre tiene que hacer una más para definir con su pierna hábil. Le sigue Hernan De La Fuente junto al Monito Vargas, estuvieron rebeldes y con firmeza aunque de a ratos se desorientaron. Gran partido de Fabián Cubero que una vez más demostró que su puesto es de central, junto a Luis Abram. El peruano no tuvo un partido del todo bueno, pero colaboró en la defensa. El mediocampo arrancó muy bien y terminó para el olvido. Arrancado por Robertone, que mostró mucha dedicación y terminó sin poder correr tras la falta de oportunidades en distintos sectores del campo de juego. Buena actuación de Nicolás Domínguez que en un momento se mostró jugando de tercer central y al mismo tiempo de 5, su puesto habitual, buscando triangular más rápido. No fue el partido de Jesús Méndez, o quizás no mostró las mismas condiciones y características que nos tiene habituados Santy Caseres; quizás eso lo condiciona a la hora de dar mi opinión. Si bien no tuvo mucho tiempo, entró bien Ramiro Cáseres que casi pone el segundo de Vélez.

Los puntos flojos del partido fueron, sin dudas Mauro Zárate y Francisco Ortega. Dos realidades y puestos distintos. Hablando de Mauro, me parece que desde que Heinze lo sacó frente a Racing bajó mucho su nivel. A ver, es claro que Mauro sigue siendo el mejor de todos lejos, pero como es él y por cómo viene, yo creo que merece este “castigo” de estar en este párrafo. Lo de Panchito es comprensible, ya que no es su puesto y es su segundo partido de titular recién, creo que si yo estaría en su lugar me pasaría (y a cualquiera) lo mismo. Lo noté muy nervioso y con dificultades para salir desde abajo.

Ahora voy a hacer dos menciones. La primera es a César Rigamonti. El arquero cumplió. El gol de Arsenal es culpa de él, pero si lo observamos dos veces, ese remate es inatajable por cómo pateó Chaves. ¿Cómo pateó? Bien con la punta del botín, como en un partido en el patio de la primaria para romperle el arco al que te caía mal. No mucho más que decir, aunque suene gracioso. La segunda es a Gabriel Heinze quien cada partido me sorprende con algo nuevo, por ejemplo, hacer solo un cambio en un partido que era 80% ganable. Me gustaría que el Gringo lea esto y con todo respeto le diría, que en vez de ser tan soberbio a la hora de declarar, escuche las críticas y comentarios de los periodistas partidarios del club, lo que más queremos es a ver al equipo que dirige ganando, algo que por ahora solo pudimos ver dos veces en lo que va del año.

Ramiro Boz

ramiroboz@somosvelez.com.ar

@ramiroboz