DIFERENCIA DE JERARQUÍA

DIFERENCIA DE JERARQUÍA

La tan despreciable lógica indicaba que la derrota era una posibilidad concreta. Lamentablemente esto se confirmó y la caída fue estrepitosa. Vélez no hizo pie en ningún momento y Boca, hoy el mejor equipo en cuanto a juego del país, sin despeinarse se lo sacó de encima con un par de golpes de knock out en el principio de cada tiempo. El dolor es profundo por las formas: perder así de local no es algo a lo que el hincha deba acostumbrarse pero es lastimosamente moneda corriente con los «grandes» en estos últimos 3 años.

La diferencia de nivel entre un equipo y otro fue (es) muy grande. El elenco visitante con 4 o 5 toques llegaba al área y lastimaba fuerte el arco velezano. El conjunto de Liniers, en contraposición, tardaba mucho en hilvanar jugadas de gol y no supo jamás como penetrar a la última línea Xeneize.

La confusión hay que correrla a un costado ya. No hay tiempo para titubear. La realidad golpea a la puerta una vez más. No se puede correr de foco al verdadero objetivo de este equipo, que es dejar atrás cuanto antes el problema con el descenso y empezar a pensar en clasificar a algún certamen internacional. Cómo manda la historia, claro.

Pero primero lo primero…

 

Guido De Bella

guido@somosvelez.com.ar

@guidomdebella