DETRÁS DEL BANCO

DETRÁS DEL ARCO

Durante los partidos amistosos que se disputaron este miércoles pasado frente a Temperley, en la cancha de césped sintético de la Villa Olímpica, en Somos Vélez tuvimos la oportunidad de observar el partido detrás de Omar De Felippe y su cuerpo técnico.

Por esta razón, en esta ocasión te contamos cómo vivió y dirigió el entrenador de Vélez Sarsfield los dos encuentros y en qué sectores apuntó con mayor insistencia a lo largo del desarrollo de los partidos:

En los primeros 20 minutos del cotejo que disputaron los titulares, a Omar De Felippe se lo vio muy enérgico y molesto con la última línea defensiva, porque entendía que no había una coordinación entre los defensores (salían a destiempo dejando un hueco enorme en el fondo) y el arquero, quién según el entrenador no mandaba al equipo para adelante en los momentos indicados. En consecuencia, debido al adelantamiento del rival, la primer pelota siempre era de Temperley por lo cual la defensa quedaba mano a mano.

Con el gol de Alvarenga antes del cierre de la primera parte, De Felippe comenzó a destacar la labor en la ofensiva, en especial de Pavone el cual aguantaba la pelota y tiraba diagonales para abrir a la defensa rival. Sin embargo, con el correr de los minutos las quejas volvieron a aparecer porque el equipo empezó a regalar la pelota fácilmente, por lo que las indicaciones fueron para el tándem Canteros-Desábato para que cuiden la pelota y le bajen el ritmo al partido, ya que el Gasolero intentaba contragolpear rápido cuando Vélez perdía la posesión y para los volantes por afuera, que abran la cancha para tapar la subida de los laterales de Temperley.

A su vez, el ingreso de Alan Aguerre le dio más seguridad a la defensa velezana y al parecer al entrenador, ya que en el segundo tiempo las indicaciones hacia el sector defensivo fueron casi nulas a pesar de las embestidas constantes embestidas del rival.

En el segundo turno, la historia fue a la inversa, porque el director técnico del Fortín proporcionó incontables indicaciones a sus dirigidos, sobre todo en el sector ofensivo y en la gestación del juego, ya que el equipo no tenía sorpresa y profundidad en los últimos metros. En cambio en la parte defensiva tanto la dupla Nasuti-Gianetti como después los chicos Toni-Arena se mostraron sólidos ante una ofensiva que tampoco exigió en demasía.

En consecuencia, los gritos constantes de “pateen al arco” tomaron cada vez más volumen, ya que el equipo llegaba de frente a la puerta del área y buscaba filtrar el pase. A partir de las quejas de Omar, el conjunto fortinero pareció cambiar la actitud y sobre todo en los segundos 40’ pareció mejorar porque Romero y Durán tuvieron dos tiros en el palo luego de buenas combinaciones de pases.

Si bien, ambos equipos no perdieron (1-0 y 0 a 0), Omar De Felippe no se mostró muy conforme con el rendimiento en los dos partidos, porque entre otras cosas se lo escuchó quejarse de conceptos básicos que algunos jugadores no presentan, algo grave a esta altura para jugadores de la Primera División de Vélez Sarsfield, que de haber seguido todo su curso normal estarían por iniciar el campeonato con esas fallas. Quedará mucho por mejorar y el DT fortinero lo sabe pero aún queda tiempo para ajustar esos detalles.

Juan Manuel Meza Coronel

jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12

2 thoughts on “DETRÁS DEL BANCO

Deja un comentario