DESPUÉS DEL SEGUNDO LES DIMOS UN BAILE INFERNAL

 

Hoy se cumplen 21 años del Vélez campeón del mundo y en Somos Vélez queremos revivir un reportaje que le hizo hace unos meses Guido De Bella a Omar Asad, la indiscutible figura de ese partido. El Turco habla de los días previos, las concentraciones, del rival y también de su histórico golazo.  

Su apellido estuvo en los diarios del país y del mundo. Decir “Omar Asad” cerca del José Amalfitani es hacerle un llamado a la historia. Esa historia en la que entró en 1994, año en el que anotó los dos goles más importantes de su vida y de Vélez. Es cierto que la carrera del Turco se cortó muy rápido, tras aquella lesión en un clásico contra Ferro en 1995. Nunca volvió a ser el que fue. Pese a eso, le alcanzó para ser una leyenda del Fortín.

– ¿Cómo se vivían los días previos al partido?

– Muy intensos, con mucha alegría. Creo que lo disfrutamos todos, porque fue único. Era único en ese momento y es único hasta el día de hoy. La verdad que tuvimos la posibilidad de estar en una situación privilegiada como jugadores y como seres humanos. Estábamos muy contentos  porque no dejaba de ser un acontecimiento para disfrutar. Más allá de estar concentrados y metidos en lo que queríamos.

 ¿Cómo eran esas concentraciones?

– Había mucho tiempo muerto. Se entrenaba una sola vez por día, porque ya terminaba el año y no podes terminar cargando mucho. A la tarde nos juntábamos a tomar mate, a pasear un poco por el centro, a tomar un café. Y la verdad que Tokio se presta para disfrutarla.  Ya dos días antes no salíamos más. Estábamos muy metidos en lo que queríamos y bueno, se dio el partido que se dio, la gloria misma.

descarga

Esa gloria de la que habla Asad fue contra un equipo repleto de figuras: Costacurta, Baresi, Maldini, Desailly, Massaro. Un plantel plagado de futbolistas de talla mundial que habían goleado al Barcelona de Johan Cruyff en la final de la Liga de Campeones. Tal vez por eso, los europeos llegaban un poco confiados.

– ¿Sentían que los italianos estaban un poco agrandados?

– No sé si agrandados, pero sí que ellos subestimaron un poco al rival, no pensaron que iba a ser tan complicado y que Vélez le iba a dar un toque de aquellos, porque después del 2 a 0 les dimos un baile infernal. No creyeron que íbamos a estar tan bien en la marca, en los movimientos y que arriba íbamos a ser tan efectivos. La idea era esa, entrar con la bronca de que nos subestimen y salir a la cancha como leones. 

 – Hablando de tu gol, ¿fue pura improvisación del momento?

– La primera intención es ir a apretarlo y correr porque Costacurta la podía tirar para atrás. Justo se dio eso y la pelota quedó corta. En ese momento aceleré y se la punteé al arquero. Cuando se la punteo pensé que me iba a tocar y no me tocó. Entonces me di cuenta que el arco estaba libre: apoye el primer pie y el segundo ya lo apoye pensando en el golpe que le iba a dar. La pelota salió con efecto y entro “limpita” en el segundo palo. Fue un golazo.

– Calculo Turco que los días previos habrás soñado con hacer el gol del título, pero nunca te lo habrás imaginado así…

– Si, seguro. Aquellos que somos delanteros tenemos la suerte y el privilegio de hacer goles, de hacer feliz a la gente. Yo tuve la posibilidad de hacer goles importantes, el del San Pablo en la copa y este en el 2 a 0 al Milan. Me siento un privilegiado por darle alegrías al público. Y la verdad que sí, no soñé hacer un gol así. Pero yo quería quedar en la historia de Vélez y del fútbol internacional. Van a pasar siglos y vamos a seguir marcando un hecho histórico: que Vélez haya salido campeón del mundo en el año 94.

Ese plantel marcó un antes y un después en la historia velezana. El Fortín, a partir de ahí, se acostumbró a ganar y ser campeón. Sin embargo, ningún otro título tiene la magnitud de este. Pasaron 21 años y siempre nos acordaremos de estos gladiadores, que le dieron a Vélez su estrella más destacada ¡Gracias eternas!

 

Guido De Bella

guido@somosvelez.com.ar

@guidomdebella

Deja un comentario