DESASTRE TRAS DESASTRE

No se me ocurre otro tipo de forma describir los 90 minutos de hoy como un desastre, Vélez siguió demostrando que no tiene idea ni de dónde está parado, el futuro y las estadísticas son más que preocupantes a la hora de pensar en frío sobre lo que le depara a nuestro club en materia futbolística, 26 puntos en 26 fechas; 25 goles a favor contra 33 que nos convirtieron; 6 partidos ganados (solamente uno como visitante), 8 empatados y 12 perdidos. Hoy se siguió demostrando la poca capacidad que tienen algunos para vestir la camiseta y para plantear un partido, personalmente, me pregunto como el Sr. Miguel Angel Russo sigue haciendo cambios que a más de un hincha le sacan canas verdes. También me gustaría recalcar la actitud de ‘los pibes’, como es esto? Ganan millones por hacer lo que más les gusta, están una semana entera con la pelota, no se les cae una idea y tampoco un gramo de actitud. No quiero meter a todos en la misma bolsa, todos saben el papel fundamental que están teniendo Aguerre, Delgadillo, Toledo (si bien tiene dos partidos en primera demuestra juego y pasta) y Doffo (cuando está enchufado). Hoy se jugó contra un equipo que pelea el descenso y que venía invicto hace 8 partidos. Ambos tuvieron situaciones claras para romper el cero y los dos pudieron irse con algo más que un punto, por que más allá de las imprecisiones (de uno y de otro) y que Vélez caminó la cancha y no tuvo ideas, nuestro rival era tan malo que nos dio la posibilidad de abrir el marcador en cualquier momento. Ya sea en el remate de Delgadillo en los primeros segundos con mucha fortuna para el globo, en el gol que se pierde Amor abajo del arco faltando 5 minutos y en como le erró a la pelota Nanni en la última jugada antes del pitazo final. Huracán también tuvo lo suyo para llevarse la victoria con situaciones como el travesaño de San Román en el primer tiempo y con la enorme atajada de Aguerre a Wanchope Abila, quien también perdió un gol increíble mano a mano faltando muy poco para el cierre del encuentro, el globo tuvo algún que otro remate al arco pero sin mucho peligro. Tanto para Vélez como para Huracán, las llegadas del rival eran un sufrimiento por el mal papel que cumplieron las defensas de uno y otro. En fin, fue un empate justo por cómo se dio el desarrollo del partido, con gusto a poco personalmente, ya que era un partido difícil pero accesible en determinados momentos del encuentro. Ahora hay que dar vuelta la página, se viene Nueva Chicago el próximo domingo en Liniers, un partido especial para algunos y un partido más para otros, pero que se debe ganar y tratar con mucha actitud e importancia como se debe hacer con las demás fechas. La actitud no se negocia nunca, se puede jugar mal o no tener suerte, pero siempre peleándola…
 
Axel Civetta


@AxeelCavs

Deja un comentario