DE LA MANO DEL LOCO BIELSA

DE LA MANO DEL LOCO BIELSA

El 28 de agosto de 1997 la historia de Vélez tenía un nuevo hito, asumía Marcelo Bielsa y con él arrancaba una etapa fue tan corta como intensa y que quedó grabada en la cabeza de todos los fortineros. Particularmente mí admiración por Bielsa es tan grande que hoy, que se cumplen 19 años del título que ganó en Vélez, decidí homenajearlo a él.

La relación arrancó complicada, un plantel que venía de ganar todo no estaba dispuesto a ceder el manejo a alguien sin historia en el club. Era un vestuario pesado, donde aún quedaban nombres fuertes del ciclo histórico como Chilavert, Cardozo, Sotomayor, Pellegrino, Compagnucci,  Zandona y  Bassedas. A ellos se le sumaban Camps, Pandolfi, Morigi, Cordone, Husain, Posse y varios más.

El trabajo del Loco se hacía cuesta arriba. A los pocos días de asumir viajó a Brasil para enfrentar al conocido San Pablo y volvió con una derrota de esas que duelen mucho, 5 a 1 en contra pesaban fuerte en un plantel acostumbrado a la gloria. Tal vez hayan sido la cantidad de conceptos juntos que el DT les había dado en apenas unos entrenamientos “Desde que asumió Bielsa recibimos más conceptos que en todo el proceso anterior

Pero a fuerza de convencimiento y demostraciones prácticas fue convenciendo a un plantel acostumbrado a ganar y aunque no le alcanzó para pelear más arriba en ese primer torneo (termino en la cuarta posición) fue sentando las bases para el torneo que se inició el 17 de febrero de 1998 con una victoria por 2 a 0 frente a Racing donde marcaron quienes serían dos de sus preferidos Camps y Posse.

El camino de ese campeonato fue placido, con 14 victorias, 4 empates y solo 1 derrota. Fueron 46 los puntos obtenidos por ese equipo que deslumbro a propios y ajenos dejando marcados a muchos hinchas con un fútbol de alto vuelo. Ese equipo a mi entender integra el podio del buen juego velezano junto al equipo de Piazza y al de Gareca. Queda siempre la intriga de cuál hubiera sido el techo de ese equipo si el Loco se quedaba un tiempo más en Liniers.

Pasaron 19 años y Marcelo Bielsa dejó grandes recuerdos, cariño incondicional de la mayoría, millones de anécdotas y dejó hasta futuro porque, entre otras cosas, fue quien hizo debutar a Castroman y quien más énfasis puso para la construcción de la Villa Olímpica.

Hoy más que nunca una frase que define el pensamiento de Bielsa debería ser el punto de partida para la remontada futbolística de Vélez: “Que un futbolista gambetee a cinco rivales en fila no depende de mí, pero sí puedo hacer que el equipo rote y se desmarque para que, si posee buena pegada para hacer pases de gol, encuentre al mismo tiempo varias opciones de cesión

Salud Campeón, salud Marcelo, los valientes son los que hacen la historia.

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72

Deja un comentario