DE AMORES Y DECEPCIONES

DE AMORES Y DECEPCIONES

Cuando cerraba la pretemporada final del año pasado Christian Bassedas demostraba su enfado en cuanta entrevista y conferencia de prensa tuviera a su alcance, ¿el motivo? La falta de refuerzos. Así fue que a poco de comenzar el torneo de Primera División Hernan Barcos arribó a Liniers directamente desde Lisboa.

La relación, a mi entender, inició con el pie izquierdo en varios sentidos: el refuerzo llegó tarde, cuando estaba acordada la vinculación Vélez debió esperar que el delantero jugase un partido más en el Sporting Lisboa y, para colmo de males, en su presentación con la V Azulada en el amistoso contra Defensa y Justicia en el cierre de la pretemporada fue lesionado en su tobillo izquiero por un rival tras pegarle una fuerte patada.

La lesión era notoria y debería haber aguardado para debutar pero, buscando un lugar en el equipo, decidió participar del primer partido ante Gimnasia de La Plata y la lesión hizo mella en su tobillo. Esto fue algo que caracterizó el paso de Barcos por Vélez a lo largo de estos 6 meses su juego condicionado por la lesión y que de poco ayudó. A la lesión hay que sumarle el mal momento del equipo y que, el DT Omar De Felippe no lo usaba con continuidad siendo suplente de Mariano Pavone.

Así fue el paso de Hernán Barcos por Vélez, sin gloria y sin pena, con un puñado de partidos en su haber y solo dos goles, uno fue un golazo de penal porque si, puede haber golazos de penal.

Prometió mucho, se truncó rápido y en la nada misma quedó la excursión de Barcos por Liniers, me hace acordar al paso de Fernando Gago, dos jugadores con clase que notamos su calidad cuando los veíamos con la pelota en los pies pero que por lesiones no pudieron desempeñarse del modo en que nos hubiera gustado y no fueron trascendentes en la mirada del hincha fortinero

En el día de hoy el delantero se presentó y estuvo entrenando a la par de sus compañeros a pesar de, en teoría, estar por anunciarse su desvinculación de un momento a otro. Ayer, a diferencia de hoy, no se presentó a entrenar como el resto de sus compañeros de plantel aunque debería haberlo hecho. Esta situación genero descontento en la dirigencia del Club quienes aseguran que el jugador tenía la obligación de presentarse por seguir vinculado a Vélez y, a pesar de tener el conocimiento de su deseo por continuar su carrera en el exterior, es jugador fortinero y tiene que ponerse a las órdenes del DT quien lo tiene en cuenta de cara a estos seis meses tan importantes que se vienen para el Fortín.

Maxi Eze Pardo

maxi@somosvelez.com.ar

@Maxi_Piojo

Deja un comentario